Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Política

5 de noviembre de 2021

Del «wantán jurídico» al «elefante debajo de la alfombra»: Esto dijeron los cinco diputados que revisaron la acusación constitucional contra Piñera

En una votación predecible, la comisión revisora rechazó el libelo contra el Presidente. Sin embargo, entre los irracionales cánticos de Florcita Motuda, y las razones a favor y en contra de Pepe Auth, se pudo hacer un mapeo de cómo se viene la discusión en la Cámara Baja la próxima semana par -eventualmente- destituir al Mandatario.

Por

Con dos votos a favor, dos votos en contra y una abstención, finalmente la Acusación Constitucional contra el Presidente Sebastián Piñera -por el caso Dominga revelado en los Pandoras Papers- finalmente fue rechazada por la comisión revisora.

A partir del lunes 08 de Noviembre, la cuestión previa y el libelo acusatorio se comenzará a discutir en la Sala de la Cámara de Diputados. Y más allá del resultado, las presentaciones de los cinco legisladores permite tener un adelanto de cómo se viene la mano en esta materia.

Florcita Alarcón: «No me enteré que había que fundamentar el voto»

El diputado Florcita Alarcón fue quien inició los fuegos en la discusión. El legislador del Partido Humanista tuvo varios problemas con su mascarilla, lo que no impidió que realizara la presentación más surrealista de todo el debate. De hecho, partió reconociendo: «no me enteré que había que había que fundamentar el voto».

El parlamentario manifestó que Piñera tiene un prontuario de una actitud que calificó de «truculenta», «tramposa» y «engañosa», que se manifiesta no sólo en la operación Dominga, sino también en una supuesta «traición» al mundo evangélico e incluso en el proceso de vacunación, donde la vacuna es voluntaria, pero igual se exige el pase verde, según acusó el diputado.

Posteriormente, Alarcón también sacó a la luz la defensa del extinto conductor de TV, Felipe Camiroaga, a la zona afectada por la minera Dominga. También dijo que al Negro Piñera lo quieren más que a su hermano, y que las actitudes del Mandatario fueron creadas por el «Dios Dinero».

Además, acusó al Jefe de Estado de fomentar el odio en «un país como este al que ama Marcelo Bielsa y los futbolistas de afuera, incluso un futbolista inglés que es hijo de una chilena, Brereton, que ustedes conocen, nuestro goleador actual, no puede soportar una conducta que tiene estas características», relató ante el asombro de sus pares.

En su minuto final, Florcita Motuda instó a la «derecha social» a aprobar la acusación constitucional y se puso a cantar oraciones, señalando que pensaba sacar un nuevo disco gratis con ellas. Cerró con una broma: Dijo que iba a «votar en contra», lo que desató las risas de la comisión. Al final, se corrigió y votó a favor del libelo.

Pepe Auth: «Es como ocultar un elefante debajo de la alfombra»

Una de las argumentaciones que había generado más expectativa durante toda la semana fue la del diputado independiente Pepe Auth, quien no defraudó puesto que se abstuvo, lo que finalmente terminó inclinando la balanza en contra del libelo.

El legislador repasó a Piñera, pero advirtiendo que la Acusación Constitucional no se basa en una evaluación política del gobierno. De hecho, recordó cuando él mismo lo criticó por su «incontinencia bursátil» y relató una anécdota en el Estadio Monumental, junto a Heraldo Muñoz y el Presidente: «si nosotros celebrábamos un gol, a él le sonaba la caja registradora», contó.

No obstante, cuestionó las tesis de la defensa del Mandatario, afirmando que «no me parece digno ni apropiado que un Presidente de la República se refugie en que los hechos prescribieron». También apuntó al argumento de los abogados de Piñera, quienes señalaron que esto es «materia juzgada», porque no existe dependencia ni vínculo entre lo que diga el Poder Judicial y lo que dictamina el Congreso.

«Si se encontrara un cadáver en el clóset o, trasladémoslo a este caso, si se encontrara un mail, una conversación grabada o un par de testimonios que hablaran expresamente de la intervención del Presidente para bloquear una iniciativa que pudiera haber afectado el beneficio o no de la tercera cuota, nosotros podríamos revivir una acusación constitucional, violando un principio básico de los procesos penales, que es no juzgar a alguien dos veces por el mismo delito. Bueno, la acusación constitucional puede juzgar cuantas veces desee por el mismo delito», argumentó.

Auth confesó su «incomodidad» en que la acusación se presente en época de elecciones, agregando que es una acción que genera «incertidumbre e inestabilidad». De hecho, yendo al fondo del asunto, aseguró que el mayor error lo cometieron los firmantes del contrato de compraventa, quienes expusieron al Presidente «a un conflicto de interés, a mi juicio, gravísimo y abierto», añadiendo que fue como «ocultar un elefante debajo de una alfombra».

«La pregunta es si la existencia sola del conflicto de interés puede gatillar una Acusación Constitucional. Porque si de conflicto de interés se tratara, francamente Sebastián Piñera, desde el momento en que fue elegido en 2009, ha vivido de manera permanente un conflicto de interés», añadió.

De hecho, indicó que nuestra Carta Magna «permite que un hombre de empresa sea candidato presidencial. Es el pueblo el que decide. El pueblo lo eligió el 2009 y probablemente lo eligió porque era empresario, porque la demanda principal en ese minuto era crecimiento y empleo. Y no solamente lo eligió una vez, sino que, como los ebrios, que dicen repetidamente que van a dejar de tomar, volvió a elegirlo el 2017″.

«Creo que la acusación constitucional está pensada para otros eventos, para cuando un Presidente de veras compromete gravemente el honor y la seguridad de la Nación, cuando infringe abiertamente la Constitución, y no es este el caso. Yo no puedo concurrir a aprobar esta iniciativa y, por lo tanto, me abstengo», cerró.

Paulina Núñez sobre operación Dominga: «Constituye una imprudencia»

Pese a ser una de las diputadas cuestionadas por su sector por adherir al proyecto de ley sobre Cuarto Retiro de las AFP, Paulina Núñez (RN) finalmente decidió cuadrarse con el oficialismo y rechazó la acusación constitucional.

La legisladora partió recordando (y pasando la factura) justamente sus desencuentros con la derecha en los últimos días: «Fue de público conocimiento lo que sufrí en las últimas semanas. Fui blanco de ataques públicos por mi postura franca y abierta de apoyar el Cuarto Retiro de los fondos de las AFP en favor de los ciudadanos de mi región y, en general, de muchas personas que lo están esperando en nuestro país».

«Me trataron de traidora, de irresponsable, me expulsaron de un grupo de WhatsApp de mi coalición. Incluso un señor, aprovechando el micrófono y leyendo la minuta del día, dijo que me había convertido en una peronista. Ahora acá me tienen. En dos semanas más tendremos elecciones y muy probablemente la ciudadanía haga un juicio crítico de lo que como coalición de centro derecha hemos construido en torno a la actual administración», disparó.

En esa línea, Núñez reconoció que tiene un «juicio muy crítico» con el gobierno de Piñera. No obstante, «eso no me hace perder de vista que los estándares que se deben cumplir para que un Presidente en régimen sea destituido. Los estándares tienen que ser los más altos y estrictos, porque precisamente la estabilidad de nuestra debilitada institucionalidad está en juego y porque el mandato soberano del pueblo no puede ser violentado sin una razón fundada, y no en meros indicios y creencias», argumentó.

«Es claro que la operación que se realizó en un paraíso fiscal constituye una imprudencia y una falta de conexión con la realidad nacional, no sólo porque esperamos que la política no se mezcle con los negocios, sino porque esta acción significa la vinculación indirecta con alguien que debe ser el primero en dar lecciones de transparencia», agregó la diputada.

Sin embargo, al cierre concluyó que en el libelo «no existen actos de la administración del Presidente Sebastián Piñera que sean susceptibles de encuadrarse o subsumirse en alguna de las causales constitucionales».

Virginia Troncoso y el «wantán jurídico»: «Mucha masa, poca carne»

La diputada Virginia Troncoso (ex UDI) llegó a la comisión con la visión oficialista pura y dura. De hecho, partió señalando que la acusación constitucional fue redactada «de forma apresurada, infundada y con un sesgo político que trasciende las responsabilidades personales, teniendo como principal objetivo, sin duda alguna, un beneficio electoral».

La legisladora tomó los argumentos planteados desde Presidencia, señalando que sobre esta «negociación entre empresas privadas», el Presidente Piñera «no tuvo participación ni conocimiento alguno. Es más, desde el año 2009 se desligó absolutamente de la gestión y administración de las empresas en que participaba, y constituyó un fideicomiso ciego para la administración de los activos financieros propios y de su familia».

También recogió el «elocuente discurso» del abogado Juan Pablo Hermosilla, quien expuso ante la comisión, y que la diputada Troncoso calificó de «wantán jurídico, es decir, con mucha masa pero poca carne». De hecho, agregó que el facultativo «se pronunció sobre el profundo impacto que va a tener la imagen de nuestro país al saberse que el Presidente de la República se encuentra investigado por actos que hasta el momento no había dado a conocer».

Al cierre de su exposición, la parlamentaria expresó su voto en contra porque, a su juicio, » no se puede advertir desde ningún punto de vista una actividad ni ilegal ni ilícita, ni mucho menos la configuración de ilícitos constitucionales de tal gravedad que supongan la posibilidad de destituir a un Presidente en ejercicio».

«Les digo a mis 16 colegas acusadores, que paradójicamente van todos a la reelección, que ustedes son legitimarios de esta herramienta, que es la máxima expresión de la fiscalización con la que contamos, pero pueden utilizarla con responsabilidad, pues no es un mecanismo para asegurar votos para futuras elecciones», cerró.

Maya Fernández: «¿Por qué no hacer el negocio en Chile si todas las partes son chilenas?»

La diputada Maya Fernández (PS) fue la presentación final y votó a favor de la acusación constitucional. Partió desclasificando una conversación con un director de National Geographic, quien le dijo que «en una conversación, el Presidente Piñera le había dicho que la aprobación de Dominga era un acto criminal».

Luego recordó las palabras del Presidente en Ecuador en 2017. A propósito de los paraísos fiscales, el Mandatario dijo que se utilizan para «actividades reñidas con la ley y con la moral, como lavado de dinero u ocultamiento de dineros que provienen del narcotráfico o del crimen organizado. Muchas veces se utilizan para evadir impuestos».

En ese sentido, el punto de Fernández se basó en cuestionar que la operación Dominga se trataba de un proyecto minero en Chile, donde tanto el vendedor como el comprador eran chilenos. «¿Por qué no hacer el negocio en Chile si todas las partes eran chilenas?», inquirió.

En ese sentido, también reflotó la entrevista que dio el ex jefe de la Fiscalía Metropolitana Oriente, Manuel Guerra, donde justificaba una nueva investigación del Ministerio Público, ya que los Pandora Papers aportaban nuevos antecedentes.

En ese sentido, también sembró la duda sobre la «oficina de gestión de proyecto sustentable» que opera aparte del Ministerio de Medio Ambiente. Todos estos elementos determinaron su convicción de votar a favor.


Volver al Home para seguir leyendo más notas de The Clinic

Notas relacionadas

Deja tu comentario