Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

La Convención

22 de diciembre de 2021

Cristina Dorador lanza candidatura a la presidencia de la Convención: “Creo que puedo ayudar decididamente en habilitar diálogos transversales”

La imagen muestra a Cristina Dorador sonriendo Archivo personal

Este 4 de enero los convencionales deberán elegir a una nueva mesa directiva y la científica Cristina Dorador está decidida a suceder a Elisa Loncon. Políticamente, advierte en conversación con The Clinic, su decisión requerirá mostrar que, junto a Movimientos Sociales Constituyentes, es capaz de "equilibrar una agenda de transformación con una eficacia en la escritura de la Constitución y en la administración de la Convención".

Por

Como científica, Cristina Dorador ha recorrido el desierto de Atacama buscando a los microorganismos que allí habitan. Está acostumbrada a fijarse en los detalles, las bacterias, la flora y la fauna presente en los lugares. Ahora, la constituyente antofagastina y Doctora en Ciencias Naturales tiene otra búsqueda: presidir la Convención y hacer con que los diálogos al interior de esta sean lo más transversales posibles.

La alternancia en la Mesa Directiva es algo que está contemplado en el Artículo 40 del reglamento de la instancia. De acuerdo con este, a los seis meses de la instalación de la Convención todos los cargos de dirección deben ser reemplazados y estarán inhabilitados para ser parte de la misma los convencionales que ya hayan asumido ese cargo. Es decir, se acercan a su fin los días de Elisa Loncon como presidenta de la Convención. El 4 de enero sus pares deberán elegir tanto a su sucesor o sucesora, como a los demás cargos.

Frente a eso, Dorador ha decidido lanzar hoy su candidatura para sucederla. Luego de que el presidente electo Gabriel Boric visitara la Convención ayer, martes 21 de diciembre, la científica accedió a una breve entrevista con The Clinic anunciando su decisión.  

“Tenemos todas las energías puestas en el proceso constituyente y la nueva Constitución. Hemos trabajado por el mandato ciudadano de escribir la nueva Constitución que represente las necesidades y anhelos de las regiones que representamos. Hemos trabajado fuertemente para incorporar temas transversales y de amplio interés como descentralización y la creación de la Comisión de Sistemas de Conocimientos, Cultura, Ciencia, Tecnología, Artes y Patrimonios. Tengo confianza que los convencionales entenderán el momento histórico que vivimos cuya presidencia debe representar a los pueblos de Chile y tener una mirada compleja e integral del futuro”, comenta.

-¿Por qué toma la decisión de lanzar su candidatura a la presidencia de la Convención?

-Creo en las construcciones colectivas. Desde el comienzo de la Convención nos organizamos como Movimientos Sociales Constituyentes quienes hemos trabajado fuertemente, de forma seria y responsable para traer y discutir las demandas de las comunidades a lo largo y ancho de todo Chile. Nos interesa representar a las distintas sensibilidades y diversidades, y visibilizar y abrir espacios políticos formales a grupos que hemos estado excluidos de la política en las últimas décadas. En mi caso, soy una mujer independiente del norte, y he trabajado por mucho tiempo en temas que hoy son claves y deben discutirse decididamente: medioambiente, descentralización, feminismo, ciencia y tecnología para diseñar y pensar el Chile del futuro. Las transformaciones sociales también se deben realizar desde una perspectiva interseccional, es decir, donde las múltiples necesidades y avances que requiere el país se encuentran, se comprenden, se discuten y se proponen ideas y soluciones. La capacidad que tengamos para construir herramientas institucionales útiles para hacer avanzar estas causas será clave para ampliar nuestra democracia.

«Otra razón es porque veo la necesidad de abrir perspectivas de futuro que permitan guiar nuestra acción para las próximas décadas. Creo que puedo ayudar decididamente en habilitar diálogos transversales que permitan abordar la complejidad de los desafíos actuales y futuros. Pienso que la Convención Constitucional es un espacio clave para aquello, al punto de que podemos ser un ejemplo a nivel mundial, poniéndonos a la vanguardia de transformaciones globales vinculadas a la crisis climática, protección de la biodiversidad, interculturalidad, plurinacionalidad, la participación activa y constante o la revolución digital».

-¿Qué se requiere para que sea elegida?

-En términos formales, se requiere la mayoría absoluta, es decir, 78 votos. Políticamente, se requiere mostrar que, como movimientos sociales, somos capaces de equilibrar una agenda de transformación con una eficacia en la escritura de la Constitución y en la administración de la Convención. En ese sentido, la capacidad de diálogo y escucha transversal será esencial. También el poder cultivar buenas relaciones con el Ejecutivo será muy importante. En la reciente elección presidencial, en regiones como Antofagasta, se pudo apreciar el rol de los movimientos sociales y de la ciudadanía organizada y autoconvocada, mujeres, ecologistas, y otros, quienes trabajaron fuertemente para votar por el Presidente Boric, quien apoya la nueva Constitución.

Soy una mujer independiente del norte, y he trabajado por mucho tiempo en temas que hoy son claves y deben discutirse decididamente: medioambiente, descentralización, feminismo, ciencia y tecnología para diseñar y pensar el Chile del futuro.

-¿Cuáles le gustarían que fueran las claves de su eventual período como presidenta? ¿Cuáles son sus mayores preocupaciones?

-Creo que el principal indicador de éxito será el resultado del plebiscito de salida. La capacidad que tengamos de mantener y aumentar la participación de la última elección será clave, y en esa tarea, como Movimientos Sociales podemos jugar un papel central, porque tenemos una capacidad de diálogo única con sectores populares, que se sienten excluidos y abandonados desde hace décadas. Entre nuestras mayores preocupaciones se encuentra la necesidad de cautelar los tiempos del proceso, cuya celeridad en ocasiones produce una sensación vertiginosa. Otra preocupación son los sectores que mediante falsedades y caricaturas buscan desprestigiar a la Convención y el muy serio trabajo que estamos desarrollando para redactar una nueva Constitución para todas y todos. Finalmente, otra preocupación será la de no reproducir la vieja política como una forma de salir de la crisis actual. Esto último puede ser sumamente contraproducente a nivel electoral y democrático, especialmente por la resistencia que provocaría en sectores sociales más nuevos. El norte de Chile, desde donde provengo, ha sido históricamente considerado como territorios donde el tema principal es la producción económica. Hoy es tiempo de liderar los cambios, la descentralización es también justicia y que alguien del norte presida la Convención es muy importante.

Políticamente, se requiere mostrar que, como movimientos sociales, somos capaces de equilibrar una agenda de transformación con una eficacia en la escritura de la Constitución y en la administración de la Convención. En ese sentido, la capacidad de diálogo y escucha transversal será esencial.

-Se tratará, sin duda, de un momento complejo. Vemos en redes sociales y en entrevistas a los medios que hay grupos movilizados por el rechazo, y todavía no sabemos cómo vota gran parte de los electores… ¿Cómo pretende disipar las dudas para que la propuesta de Nueva Constitución sea aprobada?

-La fuerza del diálogo, de la verdad y de la sensatez van a ser claves. Trabajaremos por tener transversalidad y apertura en nuestra acción que permita superar prejuicios y trincheras. Como investigadoras, sabemos trabajar en grupos complejos y construir desde la diversidad. Por cierto, para lograr aquello no podemos solas, y será importante que las fuerzas sociales y políticas transversalicen su trabajo y construyamos puentes para ello. También, será importante que se reconozcan y discutan genuinamente las causas de la crisis actual, pues la construcción de pasados ideales que debemos recuperar, o de ideas donde las explicaciones caen en simplificaciones, no nos van a ayudar a construir una nueva Constitución que sea ampliamente legitimada.

-¿Cómo evalúa el período de Elisa Loncon al mando? ¿Cuáles fueron sus grandes logros y qué le hubiese gustado que fuera distinto?

-Elisa Loncon ha cumplido un rol histórico. Cuando tomé la foto en el día de la instalación donde aparece de espaldas junto a Jaime Bassa, para mí fue una revelación de que Chile ya estaba cambiando. Elisa ha logrado dar curso a la Convención, ha realizado un trabajo intercultural, desde su liderazgo afectivo y a su vez, efectivo. La gente la apoya y la valora, ha sido muy importante en esta primera etapa de la Convención Constitucional. Hace unas semanas la Presidenta Elisa Loncon nos visitó en Antofagasta, pudimos recorrer sectores donde generalmente no llegan las autoridades, como los campamentos. Mucha gente se siente abandonada por el Estado y ve en la nueva Constitución una esperanza, y si bien sabemos que los cambios no serán inmediatos, si no graduales, no podemos fallar. Su gran logro ha sido representar el nuevo Chile a través de la plurinacionalidad e interculturalidad; sin embargo, los costos para ella han sido altos: la violencia recibida por redes sociales, incluidas amenazas, muestran la hostilidad de un grupo de personas que no quieren tener una nueva Constitución. A pesar de ello, avanzamos a paso firme.

Será importante que se reconozcan y discutan genuinamente las causas de la crisis actual

-¿Qué opina de la declaración de Boric a Loncon, de que no quiere una Convención partisana?

-Es una señal potente de cuidar la Convención y su autonomía y dejar en claro que los que nosotros estamos proponiendo al país supera los momentos políticos de algún gobierno en particular. Por lo mismo, es crucial que quienes estén en la mesa directiva tengan un compromiso irrestricto con la Convención misma, más allá de agendas políticas partidistas o de contingencia. En ese sentido, como Movimientos Sociales Constituyentes damos garantías de gobernabilidad, transversalidad y trabajo serio y dedicado para lograr en los tiempos estipulados la nueva Constitución.

También puedes leer: Gabriel Salazar: Boric no podrá resolver “ninguno de los grandes problemas, porque esa es tarea de la Convención”


Volver al Home

Notas relacionadas

Deja tu comentario