Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Política

21 de enero de 2022

El aterrizaje de la ex Concertación (sin la DC), el gesto a Grau y destacables ausencias: sorpresas y certezas que dejó el gabinete de Gabriel Boric

Gabinete Boric

La designación de personeros de la ex Concertación en ministerios clave, el nombramiento de Nicolás Grau en Economía, y algunos que, si bien sonaron fuerte como probables ministros, terminaron brillando por su ausencia. Aquí, las principales cartas con las que Boric apostó por el factor sorpresa para conformar su equipo ministerial.

Por

En el frontis del Museo de Historia Natural, el Presidente electo Gabriel Boric, presentó a los veinticuatro ministros y ministras que lo acompañarán -al menos- en el primer tramo de su gobierno, una vez que asuma el próximo 11 de marzo.

Con todo, pese a la expectación y a la serie de rumores que corrieron durante los días previos al anuncio, el diseño final del gabinete no escatimó en sorpresas, así como tampoco dejó de confirmar algunas de las sospechas que más se difundieron en la previa al anuncio. 

La ratificación del círculo de hierro

Pese a que para algunos nombramientos ministeriales el Presidente electo aprovechó el factor sorpresa, dentro del gabinete se sellaron otros nombres que, desde hace semanas, eran cartas seguras en el equipo cercano del futuro Mandatario. 

Entre estos, están sus más estrechos colaboradores, como el diputado Giorgio Jackson, quien asumirá la Secretaría General de la Presidencia (Segpres), la diputada Camila Vallejo en la Secretaría General de Gobierno (Segegob), y la ex presidenta del Colegio Médico, Izkia Siches, quien se volvió una figura central en la campaña de segunda vuelta de Boric y que ahora asumirá la cartera de Interior. 

“El círculo cercano de lo que fue su campaña y trayectoria política y del mundo que busca representar, está ahí. En ese comité político cercano, sin contar a (Mario) Marcel y contando a Antonia Orellana (N.d.R: el ministerio de la Mujer se integrará al comité político desde marzo, según se anunció en el nombramiento), son quienes le van a dar conducción al gobierno”, afirma el cientista político y director ejecutivo del sitio tresquintos.cl, Kenneth Bunker.

En tanto, para la académica de la Universidad Alberto Hurtado, Federica Sánchez, el nombramiento de Siches destaca por el protagonismo que la ex presidenta del Colmed adquirió en la recta final de la campaña presidencial.

“Izkia se echó al hombro la parte más dura de la campaña, un momento de mucha tensión, y lo sorteó muy bien. Creo que no es una mala elección. Le está dando un voto de confianza muy grande para asumir la cartera de Interior, pero si lo está haciendo así, es porque la vio desplegar todo el talento para optar a ese lugar”, apunta Sánchez. 

“Ella fue presidenta del Colmed en los momentos más álgidos de la Pandemia y conoce al gobierno anterior y cómo se maneja la derecha. Conoce a los interlocutores de la oposición y en ese sentido, me parece que ser independiente le va a terminar jugando a favor”, apuesta Sánchez.

De hecho, en los análisis del equipo ministerial no se pasa por alto el hecho que la futura ministra del Interior no tiene militancia política. Si bien ese rasgo calza con la importancia que el nuevo oficialismo le ha dado a los independientes, no deja de generar incertidumbre si esa autonomía será un flanco, considerando que debe llegar la coordinación política entre el gabinete y el conglomerado que sustentará el próximo gobierno de Boric. 

A lo anterior hay que añadir la inexperiencia de la futura ministra en temas de seguridad, asuntos más que peliagudos como la delincuencia, el control al crimen organizado o las tensiones político-territoriales en la Araucanía. 

Ex Concertación aterriza en el gabinete

Aunque, tras la primera vuelta presidencial, los guiños y acercamientos de los partidos de Nuevo Pacto Social hacia el entorno de Boric se hicieron cada vez mayores, una de las sorpresas fue la generosa presencia que tendrá la ex Concertación.

Entre sus figuras más destacadas sobresalen los nombramientos -para alegría de la tienda que aún dirige Álvaro Elizalde– de los socialistas Carlos Montes en Vivienda y Urbanismo,  Maya Fernández en Defensa, y de Mario Marcel -ex militante PS- en la siempre todopoderosa Hacienda. A ellos se suma la radical Marcela Hernando en Minería y la PPD Jeanette Vega en la cartera de Desarrollo Social. 

Para la cientista política y académica de la Universidad Alberto Hurtado, Federica Sánchez, lo que sorprende de la incorporación de figuras del otrora poderoso conglomerado de centro izquierda -ahora denominado “Nuevo Pacto Social”-, no es tanto su presencia en el gabinete, sino las carteras a las que fueron designadas.

“Era esperable el acercamiento, pero los ministerios específicos que se les dieron a estos partidos es más una demostración de fuerza de los partidos de Nuevo Pacto Social y de su poder real dentro del Congreso, antes que una decisión exclusivamente del Presidente y Apruebo Dignidad”, afirma la integrante de la Red de Politólogas. 

De esta forma, para la docente esos nombramientos obedecen a una estrategia política que tiene el foco puesto en el Congreso. 

“Ahí hay un guiño político hacia los partidos de la ex Concertación, de tenerlos de aliados en el Congreso. En ese sentido, les da ministerios con peso para demostrarle que son valorados a nivel de gestión política. El Presidente los está invitando a la mesa de la toma importante de decisiones”, sentencia Sánchez.

Sin embargo, dentro de los personeros de la centro izquierda, hay un nombramiento que llama la atención más allá de las estructuras partidarias: el de la diputada Maya Fernández en Defensa. 

Esto, por la simbólica carga que implica que la nieta del ex Presidente Salvador Allende esté a cargo de las Fuerzas Armadas, recordando que hace casi medio siglo fueron los uniformados quienes derrocaron de manera sangrienta a su abuelo en 1973. Las vueltas de la Historia.

Federica Sánchez agrega que esta designación no sólo hace un guiño a la historia, sino que también a un sector particular del Partido Socialista: Fernández es parte de la “disidencia” a la directiva de Elizalde.

“Si hay algo que fue caracterizando la campaña, discursos y retórica política de Boric, es que le gustan mucho los simbolismos y que no toma decisiones al azar. En ese sentido, no sólo es un mensaje por su historia, sino que también es importante que sea parte de la disidencia de su propio espacio político”, comenta la docente, pese a que la mesa partidaria recalca que las relaciones entre Elizalde y Fernández están “saneadas” a partir de este nombramiento, sostienen las fuentes a este medio.

“Le da valor a la historia por el peso del nombre mismo, y al mismo tiempo, está siempre tejiendo alianzas y acuerdos”, finaliza Sánchez. 

Las señales implícitas del gabinete

Uno de los nombramientos más comentados fue el de Nicolás Grau en la cartera de Economía. 

Si bien el economista ha sido uno de los más cercanos colaboradores de Gabriel Boric desde el inicio de su campaña, su nombre era resistido por los círculos empresariales ante la opción de verlo desembarcar en Hacienda. 

Así, tras entregarle la cabeza del equipo económico a Marcel, la llegada de Grau a Economía se lee más como un gesto de Boric hacia sus leales colaboradores que lo han acompañado desde el inicio de la candidatura.

Para Federica Sánchez, la designación del académico de la FEN de la Universidad de Chile resalta por su perfil académico.

“No existía la expectativa de que fuera a conformar un gabinete muy técnico (…) Grau viene de otro ambiente. No está manejando una institución económica en ejercicio tipo el Banco Central, viene de un ambiente mucho más académico, del COES (Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión Social) Entonces, creo que la sorpresa salta por ahí”, sostiene la académica. 

“Sin duda es un nombramiento que viene por fuera de la zona de confort para lo que hubiéramos esperado para el gabinete”, agrega Sánchez.

Este punto es refrendado por el doctor en Ciencia Política y director ejecutivo del sitio tresquintos.cl, Kenneth Bunker.

 “Es una nominación un poco incómoda. No le dan Hacienda porque es una persona polémica, y le dan una cartera tal vez de menor importancia para retribuir las contribuciones que ha hecho hasta ahora”, comenta Bunker, quien también resalta que el nombramiento de Grau obedece al equilibrio político partidario de Apruebo Dignidad. 

“Obviamente es una persona que sabe y que puede hacer bien su trabajo, pero parece ser más un nombramiento político menos coherente que el resto del gabinete”, afirma el experto electoral.

En esta línea, Bunker también interpreta la designación de la abogada Javiera Toro (Comunes) en el ministerio de Bienes Nacionales en una clave similar.

“Dentro de las carteras sectoriales importantes, Bienes Nacionales no es una cartera codiciada. Javiera Toro no viene de la línea de Karina Oliva, viene de otro mundo (Izquierda Autónoma). Tiene que estar en el gabinete porque Comunes es un partido bien grande en número de militantes. Tiene que ver con el cuoteo político”, sentencia el cientista político.

Grandes ausentes: Miguel Crispi y Pablo Paredes

Entre los nombres que sonaron fuerte en los trascendidos que antecedieron al anuncio ministerial, destacan los nombres de dos figuras fundacionales de Revolución Democrática: el diputado Miguel Crispi (RD) y del poeta y dramaturgo Pablo Paredes. Ambos los dos primeros “coordinadores” del partido cuando aún no estaba legalizado.

Con Crispi -quien no resultó reelecto en la Cámara- se especulaba que podría haber sido designado para la Secretaría General de la Presidencia, dada su experiencia parlamentaria y cercanía con el Presidente electo, mientras que Paredes era uno de los nombres que más sonaban para asumir el ministerio de Cultura, dada el protagonismo que tuvo el publicista en las franjas televisadas del Presidente electo durante la campaña presidencial.

Para Bunker, la ausencia de Crispi en esta pasada de nombramientos ministeriales podría obedecer a un mensaje político implícito.

“La señal del primer gabinete tenía que ser muy precisa. En ese diseño, incluir a personas que no vengan de la primera línea le va hacer muy bien a este gobierno y se evita la crítica de que son los mismos de siempre que están gobernando”, afirma el cientista político, quien también apuesta porque el nombre del diputado quedará archivado para futuras reestructuraciones del gabinete.

“Habrá varios cambios de gabinete entre medio. Crispi, que perdió la elección a diputados, va a quedar en la primera fila de los cambios de ministros cuando comiencen los problemas”, advierte el experto electoral.

Fallo dividido: la exclusión de la DC

Con todo, el gran ausente de la jornada fue la Democracia Cristiana, ya que fue el único partido de Nuevo Pacto Social que no tendrá representantes dentro del gabinete. 

Sobre la ausencia de la DC hay disensos entre los especialistas. Pese a que en los días inmediatamente posteriores a la elección de segunda vuelta, los personeros de la Falange aseguraron que serían parte de la oposición, con el correr de las semanas esa posición intentó ser matizada por la presidenta de la tienda, Carmen Frei. 

Lo anterior dio espacio para que se especulara sobre un eventual arribo de la DC al futuro gobierno. 

Así, pese a que la DC no contará con ninguno de sus militantes en la primera línea del ejecutivo, Federica Sánchez no descarta que la tienda ocupe un rol fundamental en los acuerdos políticos que el futuro gobierno deberá buscar en el Parlamento.

“A mí me sorprendió que no hubiese nadie de la DC, lo cual no quiere decir que la DC no termine siendo un socio a nivel parlamentario porque igual los van a necesitar. No alcanza con todos menos la DC”, apunta Sánchez.

En tanto, Kenneth Bunker cuenta que no se vio sorprendido al ver que ningún personero de la Falange era nombrado por el Presidente electo en el anuncio del gabinete. Una ausencia que el analista atribuye a la distancia que marcó el partido respecto a Boric desde la primera vuelta presidencial.

“Fue más claro de que la DC iba a ser una oposición a este gobierno. Yasna Provoste dijo que iban a ser favorables a Boric, pero no iban a ser parte del gobierno”, recuerda Bunker sobre las declaraciones que la senadora y candidata presidencial de la Falange dio al día siguiente a la elección. 

En esa línea, Bunker augura tiempos difíciles para la Falange durante el próximo ciclo político. 

“No es una sorpresa que no esté la DC, partido que va intentar tomar un espacio en la antigua Concertación o en el centro, pero lo va a hacer con muchas dificultades. La DC, en la foto política más amplia, es una gran perdedora considerando sus resultados electorales en la Convención y de diputados. Pero es su opción”, sentencia el cientista político. 

También puedes leer: ¿Vicepresidente a la norteamericana o primer ministro a la portuguesa? Guía para entender el debate sobre régimen político en la Convención

Notas relacionadas

Deja tu comentario