Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Entrevistas

1 de marzo de 2022

Lorena Zambrano, vocera de AMPRO, sobre las políticas migratorias en Chile: “Para nosotros ningún gobierno lo ha hecho bien”

Un grupo de migrantes camina de izquierda a derecha por las calles de Iquique. Foto: Agencia Uno

En conversación con The Clinic, Lorena Zambrano, vocera de la Asamblea Abierta de Migrantes y Promigrantes de Tarapacá (AMPRO), analiza la situación migratoria actual desde el norte de Chile, las intervenciones del Ejecutivo en las últimas semanas, la Ley de Migración y la importancia de la regularización de las personas migrantes. "Hoy Colombia, Bolivia, Brasil, Ecuador y Perú dieron un claro ejemplo de su estrategia, que fue regularizar una cantidad no menos importante por país", explica.

Por

Hace once años que Lorena Zambrano, ecuatoriana, llegó al norte de Chile con sus hijos, donde ha vivido todos estos años. Su estadía en el país ha estado marcada por diferentes instancias, como el desalojo sufrido en 2016 en el campamento Barrio Transitorio de Emergencia Renacer de Alto Hospicio, mismo campamento que fue reubicado posteriormente y donde Lorena vive actualmente. 

Allí se convirtió en dirigente del campamento, compuesto por un 70% de población migrante, y hoy se desempeña como vocera de la Asamblea Abierta de Migrantes y promigrantes de Tarapacá (AMPRO), que busca trabajar por la defensa de los derechos de las personas migrantes y sus familias. 

Una de las principales labores de la asamblea, explica Lorena Zambrano, es el acompañamiento de las personas en situación de calle, la mayoría migrantes, y la ayuda para cumplir los objetivos previstos por cada una de esas personas y sus familias. “Son cuatro largos años de trabajo donde hoy contamos con personal desde las universidades, personas de la sociedad civil y nosotros como organizaciones migrantes, en una larga labor por defender a toda costa el derecho a migrar”, dice Zambrano. 

Afiche de AMPRO.

En conversación con The Clinic, la vocera analiza la situación migratoria actual desde el norte de Chile, las intervenciones del Ejecutivo en las últimas semanas, la Ley de Migración y la importancia de la regularización de las personas migrantes.

-¿Cómo se compone actualmente el flujo de migrantes en el territorio chileno? 

-Cabe destacar que no está viniendo solo el flujo que siguen liderando los venezolanos, pues sigue existiendo un estándar heterogéneo en cuanto a la migración. Por ejemplo Ecuador era uno de los países que menos migraba, y hoy día también va en aumento con una importante migración. Eso quiere decir que nos da una conclusión que a parte de la mal llamada crisis migratoria a nivel mundial, es una crisis económica para nosotros, que hace que este boom remeta de nuevo con repunte en Chile, debido a que Chile se exporta al exterior como un país estable económicamente. Los chiquillos lo denominan como el Estados Unidos chilensis. Es un añorado sueño de llegar acá, comparativo a su moneda que está siendo muy devaluada. Es por ese motivo que se incrementa este aumento, más cuando se está a la expectativa de la llegada de Boric, cuál va a ser su posición referente a refugiados, a niños y niñas. La gente también está expectante ante esta nueva mal llamada ley. 

Colchane. Foto: Agencia Uno.

-Una ley que entre en vigencia justo en un momento crítico…

-Sí, lamentablemente ha habido una presión. Este apuro, de sacar esta ley que se estaba esperando por meses, sentimos que es una especie de presión por el lado de los camioneros, y es triste decirlo. Si bien entendemos que la noticia fue muy lamentable, que nadie espera salir a asesinar a alguien, también tenemos que ver el otro contexto. Las organizaciones y la misma sociedad civil hemos estado luchando por años por una ley que sea consensuada, negociada, hablada con todos los sectores. Sin embargo llega este conglomerado, no menos importante, y es capaz de reunir o fomentar la ira, el odio, el racismo, en menos de tres días. Eso te da a entender que hay poderes mucho más superiores que el pueblo. 

“Esto se vuelve un eje político que ha logrado el cometido. Se acabaron mágicamente las marchas. Estuvo el ministro del Interior aquí, y no hubo marchas. Era la oportunidad, porque si me voy a quejar, dejo la escoba por todos lados. Todo se remite a eso. Hitos importantes que han pasado en la región, como las votaciones y todo, y apunta de nuevo esta mal llamada migración ilegal, y asoma esta otra figura de poder, de clasificar quién y no, y se calma cuando pasan ya las elecciones. No estamos hablando de una importancia y de un cambio real dentro de la política migratoria, y a consecuencia de esto, de explicarle a la ciudadanía como corresponde. Sino que es un hecho netamente político, que es la importancia de sectores para poder seguir adelante con esta mal llamada ley».

-¿Cree que al no incluir a comunidades migrantes en la elaboración de esta ley, se promulgó un proyecto con ciertos sesgos? 

-Claro, de clasificar cuál es el mal llamado turista versus cuál es el mal llamado migrante, y causando una confusión dentro de la misma migración, haciéndonos poner en una nueva postura egoísta dentro de los mismos migrantes, a desplazar a la misma migración en que un día estuvimos todos. Cómo nosotros mismos somos capaces de clasificar cuál migrante tendría el derecho de la oportunidad de venir a Chile versus lo que ellos tienen que hacer. Ponernos a pelear dentro de las mismas comunidades por el simple hecho de migrar, porque a eso se reduce todo. Reconocer que hoy el derecho a migrar no se está viendo ni como un derecho institucional o dentro de los derechos humanos, sino como una parte de aprovechamiento de cuánto me puede servir ese extranjero irregular, explotable, tanto sicológica como físicamente, laboralmente, sexualmente, y por qué no trata y tráfico. Hay un coyoterismo brutal dentro de las mismas comunidades. Es triste reconocerlo pero así sucede, frente a un estado inherente y carente de decisiones. 

-¿Qué acciones habría sido positivo implementar en la zona?

-En realidad para nosotros ningún gobierno lo ha hecho bien. Hemos adelantado en ciertos gobiernos, con Bachelet tuvimos adelantos muy importantes, pero así como adelantamos cuatro, disminuimos diez. Cada gobierno que ha venido ha sido uno más nefasto que el otro, no tomándole la importancia que tiene. Hablar de migración debiese ser tan importante como los derechos de la mujer y del niño. Tendría que ser un tema que lo estemos debatiendo en las escuelas, en los colegios, en todos lados. No tomarlo como un eje a parte cuando algunas cosas molestan dentro de la región o ciudad. Estas son las consecuencias graves que ya se vaticinaron. Hay que acordarse cuando Piñera va a Colombia pidiendo que entren los venezolanos, diciendo que la puerta acá estaba abierta para todos. Desde ahí prácticamente él mismo cavó su propio destino en cuanto a cómo iba a ir dirigida su presidencia. 

Iquique. Foto: Agencia Uno.

-Se critica también que las etapas de regularización no han sido expeditas ni oportunas. ¿Cómo evalúa estos procesos? 

-Las dos regularizaciones han sido fallidas, nefastas. Tanto la del 2018, donde se prometió regularizar a extranjeros que entraron por paso no habilitado, cosa que tampoco ocurrió, quedándose simplemente regularizados extranjeros que tenían rut vencidos, y en la del 2021 donde se repite la historia, siendo hasta el día de hoy personas que no han tenido respuesta, más aún cuando nos enteramos que el sistema declara haberse equivocado y haber perdido datos muy importantes desde 1993. Estamos hablando de que el sistema paupérrimo no es capaz de reconocer el desastre que va a causar. 

-¿Cómo es el panorama que se ve hoy en los albergues de Tarapacá?

-Es complejo, porque albergues no son. Para nosotros son como un campo de refugiados, no reúne los requisitos mínimos de un albergue. Es triste, porque lamentablemente esto no fue hablado ni consensuado, no llegamos a negociaciones que empezamos desde el año pasado. Pero cuando el gobierno se pronunció en la prensa, dijo que prácticamente iba a ser como un parque de Willy Wonka, todo perfecto, y al final de esa perfección no queda nada más que miseria, dolor y llanto. Porque hoy día los únicos perjudicados son los NN. En su gran mayoría tenemos muchos niños. Dentro del campamento tenemos embarazadas, niños, personas LGBT, personas con discapacidades, y un solo baño. Hay más de diez carpas pero todos duermen en el piso con colchonetas, por tanto entenderás que las enfermedades infectocontagiosas están a la par. 

“Las comidas son precarias, hay solo dos comidas al día. Se les quitó una, por lo tanto ya se está reduciendo toda la capacidad de voluntad de estas personas para poder salir a trabajar. Es todo un sistema mal hecho y no pensado de sostenimiento, porque hay que recordar también que la licitación se le da a una productora, con muchos millones. Se le solicitó la información a Transparencia y ellos tendrán que ver cómo responder por un gasto que no tiene sentido, tanto en Colchane como en Lobito. Los dos sitios no están para albergar en condiciones mínimas humanas para personas que son solicitantes, en su gran mayoría, de refugio”.

-¿Son los niños una preocupación particular dentro de estos albergues? 

-Yo creo que ahí la situación es compleja. Porque se habla del derecho fundamental del menor, donde el estado tiene la obligación de cuidar, proteger y velar por los derechos del niño, pero este sitio no está velando ni protegiendo los derechos del niño. Cuando se habla de salud, vivienda, alimentación, educación incluso, se viola por todos los lados el derecho del niño. Al final queda una dura lección. Dónde parte la responsabilidad del Estado y donde parte la corresponsabilidad compartida con los padres. Si este padre no puede salir a trabajar, no tiene las condiciones, su cuerpo no está apto tampoco, ¿cómo se le puede obligar o restringir quién tiene derecho a cuidar a este menor de edad cuando el estado no se ha hecho cargo desde la primera línea de estas familias?

Miedo a la pobreza

¿Observa un componente racista dentro del tratamiento de la situación migratoria a nivel país?

-Siempre ha habido racismo, pero en menor escala. Ahora ha crecido. Lamentablemente también hay que ser realistas, han venido grupos subversivos y eso lo sabemos todo el mundo, porque ha habido un abandono de las fronteras. Aquí es tierra de nadie, las autoridades saben dónde están, quiénes son, pero tampoco les conviene. Creo que hace ver un hecho que podríamos definir hasta de encubrimiento, porque de qué manera más puedes entenderlo. 

“Hay que ser sinceros, las personas no se quejan porque la gente está ahí, las personas se quejan por lo que nosotros llamamos ‘miedo a la pobreza‘. Porque la gente no dice ‘hay, pobrecita la gente, las familias’. No, dicen ‘los parques están sucios, las paredes están sucias’. Estamos hablando del embellecimiento de la ciudad, mas no del foco que tendríamos que preocuparnos: qué pasa con estas familias”, explica Lorena Zambrano. 

Y añade: “Y por otro lado, si a ti como persona la gente te insulta por todos lados y ves esa presión, y viene alguien y te invita a robar, te invita a ser lo que sea para no morir de hambre, es lógico que una persona estando en esa situación, por más que sea la persona más honrada del mundo, lo haga. Entonces también ha habido un hincapié obligado a todas las desgracias que hoy están pasando. No se justifican, insisto, pero esto también es parte de toda esa presión. Solo por hablar les pegan. Hay un desconocimiento del ser migrante en Chile. De decir que aquí se les da de todo cuando acá sabemos cómo es la realidad. Yo llevo once años aquí y no puedo decir que me dan de todo, nos ha tocado duro. 

-¿Qué le diría a las personas que creen que el fenómeno migrante está compuesto sólo de delincuentes?

-Yo insisto, aquí hay que hacer una tregua, hay que hacer un llamado de paz, de conocer al vecino, lo que ya no se hace. Ahora ya a nadie le preocupa el otro, sino que cada quien vive su espacio cuadrado, y eso también nos tiene donde nos tiene. Creo que hay que entender que dentro de esas personas han venido personas buenas, que también necesitan una oportunidad. Hay que mirar el pasado para seguir con el presente, hay que reconstruir esa mala mirada que se tiene de la migración para poder llegar a un consenso. No puede ser que mientras todo el pueblo se está matando, el único culpable de toda esta desgracia, que es el gobierno, se ría de nuestras caras en sus casas. 

“Marchar es un acto netamente democrático, y estamos de acuerdo, pero el contexto es el que se perdió. Si bien se marchaba porque las fronteras se cerraran y se acabara la delincuencia, se pasó a que la migración se criminalice, se juzgue, y no se entienda el aporte cultural y económico que trae, y el aporte también de las nuevas generaciones. El gran promedio de chilenos ahora ha ido envejeciendo, siendo las poblaciones migrantes en su contexto las que hacen crecer las poblaciones del mundo”.

-¿Qué medidas cree que sería positivo comenzar a implementar en la zona considerando el gobierno entrante? 

-Lo que tendría que ocurrir aquí para arreglar esto es por lo menos regularizar a todos. Hoy Colombia, Bolivia, Brasil, Ecuador y Perú dieron un claro ejemplo de su estrategia, que fue regularizar una cantidad no menos importante por país, que eran personas que entraron por pasos no habilitados, y de esta forma saber quiénes son. Nosotros nos quejamos de la delincuencia, pero si no sabemos quiénes son tampoco podemos llegar a atacarlos. Si yo quiero saber cuál es la persona productiva y que viene a ser un aporte considerable al país, bueno, entonces yo también debo tener esa capacidad de regularizar a todos y ahí vamos a descubrirlo. El que quiere trabajar se va a quedar, el que quiere hacer buenas cosas se va a quedar. Y al que no, no le va a servir, porque así mismo como entró, va a salir. Esa sería un poco la medida para poder ayudar a tantos niños que hoy se encuentran en situaciones de escolaridad paupérrimas, y situaciones muy complejas. 

También puedes leer: Cómo la falla del Servicio Nacional de Migraciones puede afectar a los migrantes en su día a día


Volver al home

Notas relacionadas

Deja tu comentario