Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Cosecha Propia

27 de Febrero de 2022

Cómo la falla del Servicio Nacional de Migraciones puede afectar a los migrantes en su día a día

La imagen muestra a un grupo de migrantes detrás de un vidrio Agencia Uno

Sin saber al cierto cuántas personas extranjeras se han visto perjudicadas por la falla dada a conocer esta semana, expertos analizan de qué manera la pérdida de registros puede afectar la vida de los migrantes en Chile, desde su solicitud de permanencia definitiva hasta acceso a la JUNAEB de menores de edad.

Por

Esta semana un reportaje de CIPER reveló una falla  ocurrida el 26 de octubre de 2021 en la base de datos informática del Servicio Nacional de Migraciones (SNM), organismo dependiente del Ministerio del Interior. Este hecho ocasionó que un número indeterminado de registros de migrantes, entre 1993 y 2021, se borraran del sistema B3000, el cual almacenaba información sobre las personas migrantes en el país. Además, la falla impidió acceder temporalmente al sistema, lo que afectó a los trámites de regularización ingresados durante esa fecha.

Si bien la cartera confirmó la falla, a través de un comunicado aseguró que “el sistema fue corregido y se encuentra operativo” y que la recuperación de dicha data se estaba realizando de manera manual a partir de los documentos ingresados en otras entidades, como en el Poder Judicial y en la Policía de Investigaciones (PDI). Asimismo, se aceptaron las renuncias del Jefe del Departamento de Soporte Informático y del Jefe de la División de Redes y Seguridad Informática por lo sucedido.

Sin embargo, lo ocurrido ha generado una serie de dudas entre la población migrante y los profesionales que la apoyan. Cuántas personas extranjeras se han visto perjudicadas por esta falla, a quiénes impacta cuáles serán las repercusiones en sus procesos de regularización y qué pasará con sus antecedentes migratorios son solo algunas de las inquietudes. Aquí, expertos realizan análisis y explicitan sus preocupaciones por lo ocurrido.

Sin datos sobre la magnitud del impacto

Respecto a los archivos que desaparecieron, se trata de aquella información necesaria para poder otorgar visas temporales, residencias definitivas o decretos de expulsión. Esto incluye: recopilación de antecedentes penales, cambios de domicilio y cualquier tipo de solicitud que el extranjero le haya hecho llegar al Estado. Ante este escenario, una de las primeras preguntas que se realiza el coordinador general del Centro de Orientación Migratoria, Santiago Mao, es cuál es la cantidad de personas que serán afectadas por esta situación.

“Si la falla habría afectado a los trámites efectuados durante los días previos, ¿de cuántos trámites previos estaríamos hablando?”, detalla Mao. Por otro lado, también cuestiona la recuperación manual de la información, dado que desde 2019 que se ha impulsado la digitalización de los antecedentes migratorios. “¿Cómo van a recuperar archivos a mano si justamente lo que ha propiciado el Departamento de Extranjería (ahora Servicio Nacional de Migraciones) desde mayo de 2019 es la digitalización de los trámites y, por ende, los soportes de cada solicitud? Entonces, ¿de cuál información recuperada a mano estamos hablando? ¿De la digital que se borró y no existe?”, agrega.

El cuello de botella: los solicitantes de Permanencia Definitiva

Uno de los grupos de personas que verán más obstaculizados sus procesos de regularización en el país son aquellos que están solicitando la Permanencia Definitiva (ya sea porque cumplió un año con la Visa Temporaria o porque cumplió dos años con la Visa de Estudiante o Visa Sujeta a Contrato continua). De acuerdo a Eduardo Thayer, Doctor en Sociología y académico de la Universidad Católica Silva Henríquez, “esto deja al Estado sin información de esas personas. Entonces, es súper grave para las personas que están tramitando la Permanencia Definitiva. Últimamente se han entregado súper pocos de estos permisos, como 50 mil este último año, en comparación con la cantidad de Visas Temporales que se han emitido en el mismo periodo. Entonces ahí claramente hay un cuello de botella”.

Pero, incluso para personas extranjeras que se encuentran como residentes en el país esta falla puede significar problemas. Así lo corrobora David Arboleda, periodista colombiano, quien cuenta con Permanencia Definitiva en Chile desde el 2017 y que este año deberá renovar su carnet de identidad. “Me metí con mi número de pasaporte a la página del sistema, pero no aparecen mis datos. Eso ya me muestra a mí que el problema no está solucionado y que no solamente está afectando a personas que se encuentran tramitando su primera Visa o renovándola, sino que también a personas que ya estábamos en el sistema hace años”.

Repercusiones inmediatas en personas migrantes

Para poder acceder a un trabajo formal, a un crédito, o a servicios del Estado, los extranjeros deben contar con su documentación legal al día. Ya sea con Visas ya aprobadas o con alguna certificación de que ésta se encuentra en curso. No obstante, la falla en la base de datos puede producir que estos trámites tengan que comenzarse de nuevo, exponiendo a los migrantes a más tiempo de irregularidad.

“En lo concreto, esto significa lesionar la posibilidad de contar con visas y permisos que permitan el ejercicio de los derechos de una persona migrante. Esto impide que muchas personas puedan tener en el corto plazo los documentos que necesitan para acceder a trabajos, a centros de salud, a establecimientos educacionales, acceder a un crédito bancario, a ejercer una compra o arriendo de vivienda, etc. Esa es la gravedad que reviste este hecho, son miles de personas que están arrojadas a la irregularidad migratoria porque no cuentan con sus documentos”, explica Manuel Hidalgo,  economista, sindicalista y vocero de la Coordinadora Nacional de Inmigrantes.

Asimismo, la cientista política y miembro del Movimiento de Acción Migrante, Andrea Castellón, hace énfasis en dos casos. “Cuando una persona extranjera, por ejemplo, no tiene sus papeles al día, no puede salir de Chile con la seguridad de que lo van a volver a dejar entrar. Hemos recibido casos de personas migrantes que salieron del país durante la pandemia y que al regreso no las dejaron entrar, siendo que eran ya residentes en Chile hace mucho tiempo”.

Otra situación tiene relación con los menores de edad extranjeros que no cuentan todavía con un Rut. “Para poder acceder a los desayunos entregados por la JUNAEB, a veces los establecimientos educacionales no saben qué hacer con los niños migrantes que no tienen Rut. Y el sistema solo funciona con eso”, recalca Castellón.

Dificultades para -volver a- conseguir los documentos

Otra arista a considerar es qué pasará en caso de que se le solicite a las personas que ingresen nuevamente sus documentos que se borraron. Para muchos extranjeros, como aquellos provenientes desde Venezuela o Haití, conseguir esos papeles desde su país de origen es una operación muy compleja, costosa y que puede tardar mucho tiempo.

El abogado William Viveros, del estudio jurídico Simons & Viveros, declara que para conseguir un certificado de nacimiento desde Caracas, “se tiene que sobornar a un agente de allá para poder obtenerlo y podría costar unos 300 dólares conseguirlo de forma ilegal, porque conseguirlo de forma legal es prácticamente imposible. En Venezuela se han institucionalizado las coimas para poder adquirir antecedentes de manera rápida, dentro de una semana. Si se intenta hacerlo de manera regular, fácilmente pueden esperar desde los seis meses hasta un año. Además, el Estado no se va a hacer cargo de ese tiempo extra y puede efectuar multas”.

Sin expedientes para efectuar expulsiones

Sobre las expulsiones -administrativas cuando  el extranjero incumple con la norma migratoria o judiciales cuando se comete algún delito penal-, los expedientes de que detalla cada caso también se encuentran dentro de la información perdida. Esto adquiere importancia dado que cada expulsión es analizada de manera independiente. A propósito, Eduardo Thayer enfatiza que “puede que una persona cumpla los requisitos para ser expulsada: que no haya renovado sus papeles, que haya permanecido en el país más tiempo que lo permitido o que haya trabajado reiteradamente sin autorización. Pero si esa persona, por ejemplo, tiene hijos en Chile, ya no se puede expulsar porque tiene otros derechos que la protegen, como el interés superior del niño, entonces la persona no puede ser expulsada.  Entonces lo que se pierde es toda la información sobre la situación de cada persona para evaluar si es que amerita una expulsión”.

También se ha publicado que la recuperación de los registros se realiza a partir de los cruces con data recabada en otros organismos del estado, como el Poder Judicial o la PDI. En ese sentido, Santiago Mao duda de este procedimiento. “¿Qué información entrega el Poder Judicial? Por ejemplo, el número de expulsiones efectuadas en el país, pero eso no es información completa, considerando que la mayoría de las órdenes de expulsiones salieron desde las antiguas Intendencias. Es decir, tampoco ese cruce de data entre el Poder Judicial y la PDI es información suficiente”.

¿Un perdonazo masivo?

Aún no se conoce el porcentaje de recuperación de la información borrada ni las medidas que el Ministerio de Interior tomará en caso de que ésta no sea total. De esta forma, es incierto el escenario de las personas migrantes y sus procesos de regularización. Sin embargo, algunos expertos plantean la posibilidad de que todos los trámites en curso sean aprobados, generando un “perdonazo masivo”.

“Esta falla obviamente va a venir a beneficiar a muchos migrantes que están en una situación irregular. ¿Por qué? Porque la Ley de Procedimiento Administrativo dice que cuando una persona pide una solicitud al Gobierno éste tiene que responder dentro de seis meses como plazo máximo, y si no responde, se entiende que es un sí. Entonces, todas esas personas que solicitaron una Visa al  Servicio Nacional de Migraciones, no recibirán una respuesta dentro del plazo porque no están sus documentos. Por lo tanto, por ley, se van a tener que regular”, explica William Viveros.

Por otro lado, Eduardo Thayer evalúa las acciones pasadas del organismo y no considera que esta alternativa sea una opción. “Salvo que cree un decreto específico, si las pruebas de que un extranjero lleva dos años en Chile se perdieron, tendrán que entregarlas nuevamente, de lo contrario no recibirán la Permanencia Definitiva, por ejemplo. No creo que se entreguen estos permisos sin tener los antecedentes de las personas. Tampoco van a hacer un perdonazo porque se le perdió la información, ya que la ley no te da mucho margen para hacerlo”.

Otras de las consecuencias que destacan los expertos es el riesgo de que las personas extranjeras judicialicen al Estado. Estas demandas podrían efectuar no solo por pérdida de la información privada, sino también porque no se cumplió con el debido proceso de notificación y las leyes de transparencia.

También puedes leer: Ana Vanessa Marvez, la mujer detrás de la orquesta que une migrantes, refugiados y chilenos


Volver al Home

Notas relacionadas

Deja tu comentario