Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Coronavirus

5 de abril de 2022

¿Es una buena idea dejar el uso de mascarilla en espacios abiertos? Cuatro expertos responden

¿Es una buena idea dejar el uso de mascarilla en espacios abiertos? Cuatro expertos responden

The Clinic se puso en contacto con cuatro especialistas del área de la salud para analizar los nuevos anuncios del Minsal.

Por

El Ministerio de Salud finalmente anunció sus cambios al Plan Paso a Paso, que incluye ajustes al uso de mascarillas en espacios abiertos.

Según la cartera, no será obligatorio llevarla en lugares al aire libre donde pueda haber una distancia de al menos un metro. Siempre y cuando sea en zonas que se encuentren en las fases de bajo impacto sanitario y medio impacto sanitario.

«Acá no estamos eliminando la mascarilla. Lo importante es que la evidencia científica nos indica que hay lugares de bajo riesgo donde puede no utilizarse», aclaró la ministra Begoña Yarza.

The Clinic se contactó con cuatro expertos en salud para analizar las nuevas medidas de la autoridad sanitaria.

Said: «Ya era hora de sacar el uso de la mascarilla de los espacios abiertos»

El dr. Juan Carlos Said, médico internista y magíster en salud pública del Imperial College de Londres, asegura que «ya era hora de sacar el uso de la mascarilla de los espacios abiertos».

El especialista explica que «lo que hemos aprendido es que el virus se transmite en espacios poco ventilados. Y la mascarilla es una medida muy efectiva en esos lugares, donde confiere la mayor protección para reducir los contagios».

«Pero en lugares abiertos, ventilados, como parques, plazas o la calle, donde el contacto entre personas es por escasos segundos, el uso mascarilla aporta poco. Por el contrario, genera molestia y desincentiva su uso adecuado en lugares donde sí debería usarse, como el transporte público o lugares cerrados», señala.

A su juicio, el actual momento de la pandemia insta al gobierno a hacer dos cosas importantes. Primero, preocuparse de otras enfermedades que han sido postergadas por la pandemia. Segundo, generar una convivencia con este virus.

«Tenemos que adaptarnos porque Ómicron vino a cambiarlo todo. Sabemos que es un virus que muta bastante rápido y que logra escapar de la inmunidad generada por las vacunas. Por eso, tenemos que aprender a convivir con el virus, del mismo modo en que lo hacemos con la Influenza», concluye.

Dr. Juan Carlos Said. Foto: Twitter

Arteaga: «No es adecuado hablar de flexibilización, sino más bien es un ajuste»

El dr. Óscar Arteaga, director de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile, advierte que «es importante aclarar y enfatizar que seguimos en pandemia».

«La mascarilla es un elemento de protección. Cuando uno va a visitar una obra de construcción, le van a pedir que use un casco. Esto es exactamente lo mismo, es un elemento de protección en las circunstancias en que se requiere», explica.

El especialista subraya que la medida va más allá de si el espacio está abierto o no. «Hay algunas actividades donde la mascarilla no es necesaria porque el riesgo es mínimo, inexistente. Pero hay otras, como recitales o ir al estadio, donde hay que usarla. Lo fundamental es si va a haber contacto con otras personas o si se aglomera gente», puntualiza.

En ese contexto, el dr. Arteaga recomienda que se «evite hablar de flexibilización, porque no es tal. Aquí lo que hay es una adecuación en el uso de un elemento de protección, en circunstancias en que el riesgo aún es alto. No es adecuado hablar de flexibilización, sino más bien es un ajuste».

Dr. Óscar Arteaga. Foto: ESP UChile

Burrone: «Se necesita una vigilancia epidemiológica exhaustiva»

La dra. María Soledad Burrone, directora del Instituto de Ciencias de la Salud Universidad Estatal de O’Higgins (UOH), sugiere que debe haber una «valoración cuidadosa» de las autoridades chilenas a las decisiones que se tomen en el plano internacional.

Esto porque mientras en Estados Unidos se están comenzando a relajar las medidas, y muchos países de occidente han seguido ese ejemplo, en China se extendió la cuarentena por la detección de nuevos casos.

«Los escenarios son tan distintos, muestran la gran incertidumbre en la que se ha trabajado en toda la pandemia, y que no hay una única receta que sirva a todos», subraya.

En ese sentido, su llamado es a estar alerta y que las autoridades se muevan «en función de nuestros contextos locales».

«Si hubiera un brote o una nueva ola de Covid-19 por una cepa ya conocida o una nueva, el riesgo es que se pueda dispersar rápidamente si es que no hay una utilización adecuada de las mascarillas», advierte.

En esa línea, considera clave que exista una «vigilancia epidemiológica exhaustiva» en caso que se adecúen las restricciones.

Dra. María Soledad Burrone. Foto: UOH

Muñoz: «Es importante que la población no reciba señales de que su uso se va a liberar en forma total»

El dr. Rodrigo Muñoz, infectólogo y académico de la Escuela de Medicina de la Universidad de Magallanes (UMAG), explica que el no uso de mascarillas se justifica en «espacios abiertos y con buena ventilación».

De hecho, ejemplifica que esto ya se ha puesto en práctica «en lugares cerrados en que se pueda mantener una buena trazabilidad. Ya existe experiencia en los restaurantes en grupos más pequeños y con separación entre mesas».

«El uso de mascarilla ha demostrado ser una muy buena forma de prevenir contagios y sin un costo asociado muy elevado. Por esto es importante que la población no reciba señales de que su uso se va a liberar en forma total, ya que la pandemia aún no se ha acabado y siempre existe la posibilidad de la aparición de nuevas variantes», subraya.

En ese sentido, recomienda mantener su uso en espacios reducidos o donde exista contacto directo con otras personas, particularmente pone el acento con sospechosos de Covid-19 o pacientes inmunosuprimidos.

Dr. Rodrigo Muñoz. Foto: UMAG

Notas relacionadas

Deja tu comentario