Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Nacional

15 de Julio de 2022

«Es como si se hubiese detenido el tiempo»: 3 chilenos cuentan como fue ver caer nieve por primera vez en sus vidas

Agencia UNO

Cauquenes, Talca y Puente Alto son comunas donde rara vez nieva. Vecinos que nunca habían visto el fenómeno en sus hogares relataron su experiencia.

Por

Pasados varios días del sistema frontal, las redes sociales se llenaron de videos y fotos de la nieve que cayó en varios sectores de la zona centro-sur del país. De hecho, el hashtag «#Nieve» se mantiene primero en las tendencias de Twitter hace más de 12 horas.

Y es que algunos barrios de Santiago, lugares costeros de la región del Maule, e incluso sectores de Chiloé fueron parte de la gran nevazón que llegó al territorio nacional. Esto provocó que diversos chilenos vieran la nieve caer en sus hogares por primera vez en sus vidas.

The Clinic reunió tres testimonios de personas que, a pesar de que en los lugares donde viven no sería usual, pudieron observar como los copos blancos llegaron hasta fuera de sus casas y disfrutaron un maravilloso espectáculo.

Javiera Martínez (26), Puente Alto

Toda su vida la pasó viviendo entre Cerro Navia y Pudahuel, sectores lejanos a la precordillera de la capital. Sin embargo, cuando se cambió el año pasado con su familia al sector de Casas Viejas, sabía que había una posibilidad de que nevara ese sector, aunque según le comentaron, hace tiempo que no pasaba producto del cambio climático.

«Los vecinos nos contaban ayer acerca del tema de la nevazón y dijeron que iba a nevar a las cinco de la madrugada, así que yo puse la alarma», cuenta la traductora de lenguas de señas.

Se levantó varias veces en la noche y a las 3AM se puso a llover aguanieve. Pero tres horas más tarde el panorama cambió. «De la nada, empezó a nevar. Se vio super lindo porque fue super drástico el cambio de la lluvia a que se solidificara. Es como si se hubiese detenido el tiempo», relata.

«Me emocionó mucho. Si hubiese podido encapsular este momento y atesorarlo, lo hubiese hecho. Lo guardé muy bien en mi memoria. Fue espectacular», dice.

Cuenta que ni siquiera había subido a Farellones, entonces fue como cumplir un sueño de la niñez. «Nunca pude concretarlo (…) y ahora que tengo 26, fue como volver a la infancia y por fin tuve esto que tanto deseé, que siempre quise», explica.

Roxana Sepúlveda (28), Talca

La enfermera del Hospital de Talca había conocido la nieve en la montaña, pero nunca había visto el espectáculo de ver nevar. Estaba durmiendo cuando era casi medianoche. «Y como a las 12.10 me despierta mi mamá. “¡Hija está nevando”, me gritó», relata.

«Verla caer fue super entretenido. Aparte que saqué el brazo por la ventana y caía en mi mano muy suavecita. Fue muy mágico el momento», cuenta.

Roxana vive desde el 2014 en el sector de Maule, cercano a Talca, y nunca había visto algo así.

Actualmente atiende a pacientes de quimioterapia, y cuenta que hoy día en la mañana fue lo único de que se habló.

«Todas las pacientes me contaban lo mismo: que en su poblaciones donde viven los niños salieron a la calle, corrían (…) a todos les sorprendió y les gustó mucho», dice.

Bruno Vignolo (36), Cauquenes

Nacido y criado en la comuna de la región del Maule, cuenta que es normal que todos los inviernos se congele el agua que cae, o que incluso hayan chubascos de aguanieve. «Siempre ha sido muy helado», dice, pero por su relativa cercanía al mar, es muy raro que nieve.

El comunicador multimedia trabaja actualmente en una farmacia del pueblo. Cuenta que ayer llovió todo el día, y en la tarde mientras descansaba, lo llamó su mamá.

«¡Está nevando!», le dijo al otro lado del teléfono.

«Raro, muy raro. Estamos a 40 kilómetros o menos de la costa, entonces no debería nevar. Pero después empezamos a cachar que en Cobquecura, ahí en el mar, también nevó», dice.

«Estábamos en pijama. Nos pusimos ropa y salimos a sentir la nieve», cuenta, aunque al parecer fueron los únicos, porque no se veía a nadie en las calles. «Escuchábamos algunos niños, pero no había ningún pelagato. les ganó el frío».

Sostiene que su mamá se emocionó. «No lloró ni cantó el himno nacional», bromea, pero dice que «lo encontró choro, porque tampoco nunca había visto nevar en Cauquenes», concluye.

Notas relacionadas

Deja tu comentario