Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Opinión

8 de Agosto de 2022

Empatía como base de la prevención de salud en personas en situación de calle

Prevenir es tener un futuro. Cuando hablamos de personas en situación de calle es una meta desafiante pero no imposible. Para encaminarnos hacia allí debemos empezar por encontrarnos con otro ser humano ajeno a nuestra realidad y simplemente preguntarle ¿cómo estás? La empatía no sólo sirve para ayudar a otros, sino que también nos permite ayudarnos a nosotros mismos, a conocer lo que puede ser la felicidad y realización personal.

Por

En la vida diaria podemos vivir tan ocupados y ensimismados, que muchas veces llegamos a ser autómatas en nuestras acciones. Otras veces, los problemas personales nos mantienen alejados o ciegos de la realidad que viven las personas a nuestro alrededor, sobre todo aquellas más lejanas. Ello da pie a una falta de empatía producto de nuestro propio estilo de vida, en ocasiones, a causa de nuestro propio victimismo, que no nos deja ver realidades más duras como la de las personas en situación de calle. Estas personas pueden representar, además, una faceta que no nos gusta de la vida y ello hace que prefiramos simplemente ignorarlos. Pero no somos indiferentes por defecto, somos seres sociales, tenemos la capacidad de ser empáticos, es algo que nos hace  humanos.

Más allá de lo básico que parece ser, puede que no entendamos por qué a las personas en situación de calle les cuesta acceder a una atención de salud y nos preguntamos ¿por qué no se atienden en el hospital como la mayoría? Lo primero es darse cuenta de que viven en forma de supervivencia, por lo que no es una prioridad para ellos conseguir la inscripción en el consultorio. Si a lo anterior le sumamos las condiciones que los llevaron a vivir en situación de calle y el auto abandono que se da consecuentemente, se torna entendible lo difícil que puede ser acceder a cualquier tipo de atención de salud.

No se puede curar quien no se quiere cuidar a sí mismo. Dicho de otro modo, para prevenir, se debe tener conciencia de un problema. Así, prevenir parece un desafío casi imposible de vencer en el contexto descrito. Sin embargo, pienso que la clave para lograr cambiar las cosas es atreverse a ser empático. Para ello es necesario una pequeña abstracción de nuestros problemas, o de lo que sea que nos impida ver realmente a la persona en situación de calle como un igual, un ser humano con circunstancias que lo han llevado a donde está.  Si logramos contactarnos con alguien en esta situación y preguntarle cómo está, se genera un puente que permite iniciar un proceso de adquirir conciencia del estado de salud (entre muchas otras cosas a las que da pie la empatía).

Más allá de lo básico que parece ser, puede que no entendamos por qué a las personas en situación de calle les cuesta acceder a una atención de salud y nos preguntamos ¿por qué no se atienden en el hospital como la mayoría?

Prevenir es tener un futuro. Cuando hablamos de personas en situación de calle es una meta desafiante pero no imposible. Para encaminarnos hacia allí debemos empezar por encontrarnos con otro ser humano ajeno a nuestra realidad y simplemente preguntarle ¿cómo estás? La empatía no sólo sirve para ayudar a otros, sino que también nos permite ayudarnos a nosotros mismos, a conocer lo que puede ser la felicidad y realización personal.

Atrevámonos a ser empáticos, las buenas noticias se repartirán.

*El Dr. David Salinas Maureira es médico especialista en Medicina Interna. Es parte del equipo directivo de Fundación Salud Calle, y trabaja con personas en situación de calle desde 2010, como voluntario.

Temas relevantes

#Salud#situación de calle

Notas relacionadas

Deja tu comentario