Secciones

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Nacional

8 de Julio de 2024

Jardines infantiles Vitamina son demandados por deudas en arriendos: empresa señala que esto pasó por la pandemia

Jardín Vitamina

En una de las acciones legales, el juez árbitro indicó que la empresa incumplió el contrato de arriendo. Por ello, fue obligado a pagar los alquileres faltantes, además de intereses, multas y determinó el término de contrato.

Por

La cadena de jardines infantiles Vitamina tiene demandas en su contra por deudas de arriendo de inmuebles. La compañía ha indicado que cuando se ha dejado de pagar ha sido por “caso fortuito o fuerza mayor” producto de la pandemia de Covid-19.

Según publicó el Diario Financiero, uno de los casos es una demanda arbitral por una propiedad en Providencia. El dueño exigió cobro de rentas, indemnizaciones y restitución del inmueble.

“Durante la vigencia del contrato celebrado en el año 2008 y prorrogado por las partes hasta el 28 de febrero de 2028, acaecieron hechos imprevisibles e irresistibles provocados por la pandemia del Covid-19 que mermaron el patrimonio de la arrendataria, generando un desequilibrio patrimonial evidente e insostenible que fue la causa de que Vitamina no pudiera cumplir las obligaciones derivadas del contrato de arrendamiento”, dijo la empresa.

Pese a una contrademanda por parte de Vitamina para revisar el contrato de arrendamiento, la sentencia de juez árbitro dictó que la empresa incumplió el documento. Lo que dictó fue pagar el alquiler entre octubre a diciembre del 2022 y de enero a marzo y junio a octubre 2023. Esto, más intereses. También se aplicaron multas por la tardanza del pago y terminó el contrato de arrendamiento por incumplimiento.

Por su parte, la compañía presentó un recurso de queja contra el juez árbitro en la Corte de Apelaciones. “Vitamina estuvo y ha estado siempre de buena fe; desde el año 2008 al año 2022 cumplió sagradamente sus obligaciones contractuales, pagó las rentas de arrendamiento, indicó la abogada Jessica Morales.

Agregó que pese a la dificultad de la pandemia, siguieron pagando cuando comenzó la reapertura. “Aunque las condiciones de su negocio eran deplorables por el lento retorno de los menores a sus establecimientos. Soportó estoicamente todo lo que pudo hasta no dar más, intentó llegar a acuerdos razonables con la arrendadora”, sostuvo la profesional de las leyes.

Una demanda civil contra Vitamina

Según la misma publicación, Vitamina fue demandada civilmente para la terminación de contrato de arrendamiento por no pago, cobro de rentas adeudadas, indemnización de perjuicios y restitución de inmuebles. Este es el caso de un inmueble en el centro de Santiago.

Nuevamente, la empresa apuntó a “caso fortuito o fuerza mayor” producto de la pandemia. Y, además, sostuvo que hubo enriquecimiento sin causa.

“Existieron pagos entre marzo y diciembre de 2020; esta parte pagó (a lo menos) 2.097,6 UF por el arrendamiento de un inmueble que no pudo utilizar. Así las cosas, como corolario de la excepción de contrato no cumplido, se deberá tener en consideración que la contraria ha recibido, a lo menos, 2.097,6 UF sin tener derecho a hacerlo”, indicó la firma del jardín infantil. En este caso también contrademandó a la inmobiliaria dueña del recinto.

Notas relacionadas

Deja tu comentario