Durante muchos años, fue un riguroso periodista político hasta que la farándula lo convirtió en opinólogo del Buenos Días a Todos. Es hijo del reconocido cineasta Helvio Soto y vivió más de la mitad de su vida en Francia. A Ricarte le gusta el pelambre con estilo y aparte de la farándula acá habla de Israel, la pérdida de brújula de Tatiana Merino y explica por qué fue de los primeros en apoyar a Frei: “es el candidato más funcional de la sociedad chilena”.

Por Macarena Gallo • Fotos: Alejandro Olivares

Mauricio Israel se escapó…
-Mauricio Israel se asustó demasiado con las deudas que tiene y, si efectivamente está en Israel, creo que tomó una decisión demasiada drástica…

Bien oportuna, diría yo…
-Sí, y no es que me ponga sentimental, pero para sus hijos debe ser bastante fregado, sobre todo para el mayor que ya tiene perfecta conciencia de la cagada en que se metió su padre. El único reproche que le hago es la deuda con Impuestos Internos que todavía debe. El resto de las deudas privadas y comerciales, me dan lo mismo, porque no soy más papista que el Papa. Sus deudas forman parte de la vida.

Dicen que todo lo hacía porque es feo, que le daba lujos a las minas para que lo pescaran…
-No es moralmente condenable eso. La deuda con Impuestos Internos, sí. ¡Es lo mínimo! Que haya gastado su plata en lujos con minas, es su derecho. Cualquiera lo haría. ¡Hasta yo! ¡Es el descueve!

Pero él no tenía esa plata y estaba endeudado como todos y vivía en un mundo de apariencias.
-A ver… Cuando se hablan de grandes lujos en nuestra televisión, son bien ratones. Los grandes lujos de gran parte de la gente que tiene dinero acá, son ir a la Avenida Alonso de Córdova o al Alto de Las Condes. Para mí un gran lujo es ir a New York, París o Milán a comprarse ropa. Eso es lujo. Qué haya ido a Puerto Varas o a Argentina a tomar once, no dice nada.

Israel fue bien care raja. salía en la tele criticando a la gente que no pagaba impuestos y los funaba.
-Hay mucha gente en el medio que le tiene rabia por eso y por el contenido que entregaba cuando estaba en el Mega. A mí también me reventaba, porque lo encontraba de un populismo derechista enorme. Su peor defecto era transmitirle a la gente que las soluciones son simples, en circunstancias que los problemas de la gente son complejos. ¡Y no es así!

¿Qué crees que va a pasar con él?
-No creo que se vaya a suicidar, como muchos creen, sería una tontera hacerlo por deudas. Eso es obsceno, porque nada tiene más valor que la vida, sobre todo que él está sano. Ahora, respecto a que pueda volver al mundo de la televisión, no es algo que se debiera excluir, porque con todas sus yayitas, y sobre todo con su fuga, se transformó en un personaje. Y la televisión siempre necesita de estos personajes atractivos. Un tipo que tiene esas deudas, que se fugó y que aparece en la pantalla, es muy atractivo y tendría mucho rating. Y a lo mejor a las personas le gustaría verlo en un informativo, donde denuncie a la gente que tenga deudas. Un ejercicio de equilibrista enorme.

TATIANA MERINO

Tatiana Merino está en la picota por la Fundación para artistas viejos que nunca puso en marcha y sus deudas…
-Ella no está completamente vigente. En la televisión no hay espacio para vedettes como Tatiana, que ya no tiene mercado. Se metió a hacer una fundación, siendo una vedette y después creó este negocio de los pollos…

El Sexy Pollo, bien rasca el nombre…
-Una vedette que supuestamente tiene glamour, como Tatiana, no puede poner un negocio de venta de pollos asados. ¡Es muy flaite! ¡Una vedette no puede! Es lo mismo a que yo me pusiera a vender mote con huesillos. Si estás en la televisión, no puedes vender mote con huesillos ni pollos asados con papas fritas. ¡La embarró y el tema del glamour se fue a la cresta!

¿Qué te parece que el gobierno le entregara cien palos para la fundación sin averiguar bien de qué se trataba?
-Ese es un problema desgraciadamente generalizado, en el cual el gobierno con muy buena voluntad, entrega dinero, no calcula bien y no tiene controles. Sinceramente, no creo que ella sea una estafadora. Fue inconsciente, esa es la palabra…

También fue a buscar el amor a Pasiones y terminó pololeando con un huaso acusado de pegarle a su ex-esposa.
Ella perdió la brújula. No es una mala persona, pero no sabe dónde está parada. ¡Es que no puede ir a un programa a buscar pareja! ¡Nooooo! ¡Nooooo! La televisión te puede invitar a muchas cosas y es lógico que te invite a hacer cualquier pelotudez. También me ha sucedido, por ejemplo, cuando hice el concurso de la margarina me terminé sintiendo muy cómodo.

O sea, te gustó hacer una pelotudez…
-Jajajaja. Me sentí bien en ese papel. Pero, volviendo a Tatiana Merino, en lo que no hay que meterse es en fingir relaciones sentimentales frente a la tele. Ella participó en una ficción, donde le buscaban novio, y terminó creyéndose el cuento. ¡MAL! ¡Pésimo! Esa cuestión, ¡No! ¡Noooo! ¡Es que nooooo! Con eso, la embarró más. La vi en dos oportunidades y era una total boludez. Después salió este humorista…

Óscar Gangas…
-¡PA-TÉ-TI-CO! En general, en Chile, incluso lo que tienen dinero, no somos muy refinados. Nos faltan matices, tener una cierta elegancia para hacer las cosas… A mí me embroman mucho con los franceses, pero no es que me gusten ellos por esnobismo, sino porque la gente que trabaja en televisión o en política, tiene cierto grado de refinamiento y tiene conciencia que hay cosas que no pueden hacer. Acá en Chile no tenemos eso y se permite este tipo de actitudes patéticas como el de este humorista y el de Tatiana Merino. No es que sean rascas, sino les falta ser refinados…

FREI Y KARLA

En el matinal dijiste que votarías por Frei cuando todos apuntaban a Insulza como candidato…
-Yo voy a votar por Eduardo Frei, porque es un tipo honesto y la gente lo echa de menos. Es el candidato más funcional de la sociedad chilena y no da para más, es el que más se adapta a lo que es la sociedad chilena, porque no somos revolucionarios. Es una sociedad individualista, un país demócrata cristiano, bastante anclado en la religión católica y representa bastante bien hasta dónde puede ir el pueblo chileno, en términos de cambio y de reforma. Eduardo Frei es un candidato que puede reformar muchas cosas, socialmente. Voy a votar por él, porque el resto es un desierto. No hay otros candidatos que sobresalgan.

¿Qué te pareció la incursión de Karla Rubilar en Derechos Humanos?
-Esa sí que es una cagada. Porque, incluso, si hay 100 detenidos desaparecidos, es un detalle al lado de la tragedia histórica. Uno no empieza por ese tipo de observaciones técnicas, una observación de contralor. Su gran error -y creo que no lo comprende aún- es que ella no puede andar con ojo de contador de almacén a examinar las cuentas de una tragedia histórica. Por eso, si eran 5, 10, 30, 50 ó 100 da lo mismo. El tema de fondo es que hay muchos detenidos desaparecidos. Ella no dimensionó la tragedia. Lo peor es haberla tenido como presidenta de la comisión de DD.HH. Y es terrible verla con su libretita anotando…

Y se dejó guiar por el asesor del Mamo…
-Eso no es tan terrible. Lo terrible es que la Concertación le contesta mal, porque entra a discutirle la cifra. ¡No hay que discutirle la cifra! ¡Es una imbecilidad! ¡Una respuesta tonta que me indigna! ¡Maaaaaaaal! Eso les hace falta a nuestros políticos, tener una lectura más a largo plazo.

Las encuestas dan por ganador a Sebastián Piñera.
-No hay que creerle a las encuestas… Hasta ahora no, no he visto que Piñera tenga las aptitudes para hacer el verdadero recambio. Políticamente, no tiene la altura de un jefe de Estado. A lo mejor eso asoma durante la campaa. Por el momento no hay indicios. Una cosa es tener la gestión de un ciudadano. No creo que él sea político ni tenga una lectura política de los hechos. Él lee el país como un empresario. Le falta leer a los grandes clásicos, a Voltaire, a Rosseau, a Maquiavelo… Una sociedad es algo más complejo que vender y producir…

Cuando en Buenos Días a Todos mostraste la contraportada de THE CLINIC con la imagen de Israel y dijiste “éste es el humor que me gusta”, a la voz en off no le gustó tu comentario y te sacaron la revista de las manos… ¿Hubo censura allí?
-Sí, pero en honor a la verdad y lo digo derechamente, tengo un margen de libertad en el programa que en otros canales me envidian. Yo sé que existen límites, como todo medio tiene su línea editorial, y el humor de ustedes no les gusta y están en todo su derecho de decirme algo… Pero más allá de eso, no pasó nada. Fue súper comentado. Yo, cuando la oportunidad de hacerlo, muestro las portadas del Clinic, porque las encuentro de un humor increíble…

VÍRGENES

¿Qué te pareció la controversia por las molos vestidas de virgen?
-¡Ufff! Recontra añeja e insólita. El desfile de las vírgenes les hace bien a las vírgenes, porque coloca un poquito más eb exposición la imagen de la virgen, olvidada por todos. Está bien que la Iglesia diga que no está de acuerdo, pero que salgan unos abogados que quieran prohibir esto judicialmente, ¡es una pelotudez! Nadie puede andar poniendo recursos de protección a favor de una virgen. Tendrían que preguntarle a la virgen primero si está de acuerdo… Ahí hay un problema de fondo que tiene la sociedad chilena: no estamos en una sociedad laica. El peso de la religión es enorme, porque hay muchos políticos que se colocan al servicio de la religión. El principal responsable de eso no es la derecha, sino que algunos partidos que se dicen de izquierda…

Por ejemplo...
-Chile es uno de los pocos países que tiene partidos comunistas, la Izquierda Cristiana, donde la gente va a misa. Eso es extraño. La gente tendría que volver a leer lo que significa ser de izquierda y los libros de la Revolución Francesa. Hay algunos partidos que se dicen de izquierda progresista, pero son sumamente extraños porque no plantean nunca el debate sobre el aborto, ni siquiera sobre el terapéutico. En el PPD hay diputados que se oponen a que se discuta el aborto, siendo que se dicen progresistas. Estas actitudes hacen que al final el establishment deba darle cuentas de lo que hace a la Iglesia. Así es como los pasan a llevar en temas trascendentales y de salud pública, como lo es la píldora, y no hacen su pega por llevarle el amén a la Iglesia.