*Veálos aquí usted mism@ y saque su propia conclusión
POR JPB

El viernes pasado El Siglo publicó un reportaje sobre el candidato a la presidencia de Chile por la derecha, Sebastián Piñera. Básicamente, en este trabajo se afirmaba que ciertos documentos desclasificados de la CIA estadounidense revelaban que su padre y su hermano, José, eran agentes de la inteligencia norteamericana, y que Piñera habría sido sacado del país en 1982, con ayuda de la embajada de Estados Unidos, para permitirle evadir a la justicia chilena en un juicio por fraude financiero, el desfalco al Banco de Talca. El mismo caso que se encuentra en la palestra.

Considerando que la información es de sumo interés nacional, por tratarse de un candidato a la presidencia de Chile, le pedimos al autor de la nota, el periodista Francisco Herreros, que nos enviara los documentos de la CIA. “Son los originales tal como fueron escaneados”, nos aclaró. También nos contactamos con el mayor experto sobre archivos desclasificados en Estados Unidos acerca de nuestro país, el profesor Peter Kornbluh, del Archivo de Seguridad Nacional que mantiene la Universidad George Washington.

Nuestra sorpresa fue mayúscula al ver los “originales” remitidos por Herreros, pues eran textos en castellano, escritos sobre papelería de la oficina de prensa de la Embajada de Estados en Chile y con rastros de haber sido evidentemente photoshopeados. También llamaba la atención que no hubiesen párrafos o secciones tachadas, de acuerdo a la habitual práctica de censura previa que se efectúa la CIA antes de la desclasificar sus papeles.

“Es difícil saber qué son estos documentos; si fueron ‘fabricados’ o son una mezcla de otros documentos reales y traducidos”, comenta al respecto Peter Kornbluh desde Washington DC. “La oficina de prensa y cultura de la Embajada no tiene nada que ver con la CIA, y el símbolo de la CIA en color no sale en los documentos auténticos. También están en español, que es algo no pasa tampoco. Ahora, me parece que es el momento de empujar al periodista para que diga de dónde le llegaron estos papeles, porque su origen no es el Gobierno de los EEUU”, concluye Kornbluh.

Dicho y hecho. Nos comunicamos con Francisco Herreros para consultar su versión.

Hablamos con Peter Kornbluh, el máximo experto en archivos desclasificados de la CIA y nos dice que estos documentos no son auténticos ¿Quién te hizo hizo llegar estos papeles?

– (…) A mí me los entregó una persona que acreditó ser funcionario de seguridad de la embajada (de Estados Unidos). Acreditó mediante documentación ser quien decía ser. Yo no voy a polemizar con Peter Kornbluh sobre la autenticidad de los documentos. Yo solo entrego una versión periodística basada en las fuentes.

Pero si tú no dices quién te entregó esta documentación finalmente va a parecer como si tú hubieras fabricado estos papeles.

– Qué interés voy a tener yo en fabricar documentos. Me los entregó un funcionario de seguridad de la embajada. Y si yo los consideré auténticos es porque la información calza con lo que yo he podido ver en el expediente del caso.

¿Por qué unos documentos de la CIA estarían en papelería de la embajada de Estados Unidos?

– Es que (…) no todos son documentos de la CIA.

¿No son de la CIA?

– Son del departamento de información de la embajada, que hace recopilaciones de informes para sus cosas internas.

¿Y por qué documentos internos del gobierno norteamericano estarían en castellano?

– Porque son de uso de acá. De la embajada.

Cuando nos mandaste los documentos nos llamó la atención que parecían estar evidentemente photoshopeados. Se aprecia que hay diferentes capas con distintas resoluciones de imagen y tienen partes borradas digitalmente, pero de una manera no muy prolija. ¿A ti no te llamó la atención el aspecto de estos papeles?

O sea, yo me decidí a publicarlos porque ví el sumario del caso y me pareció que coincidían con la información que yo manejo.

LOS DOCUMENTOS