Ayer a medidodía, familiares de José Manuel Parada, Santiago Nattino y Manuel Guerrero, los tres profesionsles comunistas que murieron degollados a manos de Carabineros en marzo de 1985, protestaron frente a La Moneda por el nombramiento del general (r) de Carabineros Iván Andrusco como director de Gendarmería. Andrusco era parte del alto mando de la Dicomcar, unidad responsable de los crímenes, cuando estos sucedieron.