Por unanimidad el Servicio de Evaluación Ambiental de Magallanes decidió aprobar el proyecto mina Invierno, la primera de cinco minas a rajo abierto que pretenden explotar en la isla patagónica. La noticia está siendo replicada con pesar por las redes sociales, mientras algunos manifestantes protestan en la sede de la intendencia magallánica. Noticia en desarrollo…

Aprobado en forma unánime. Ese fue el veredicto de el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) de Magallanes, compuesto por la intendenta Liliana Kusanovic y los seremis de todos los servicios competentes, quienes respaldaron sin chistar el proyecto mina Invierno S.A., la primera de cinco minas a rajo abierto que pretenden hacer en la Isla Riesco.

Después de las exposiciones del gerente general de la empresa minera, Jorge Pedrals, y un representante de los grupos opositores, la entidad regional dio el visto bueno al polémico proyecto para extraer seis millones de toneladas de carbón sub-bituminoso (el más contaminante de todos) en uno de los lugares más prístinos del territorio nacional.

Como lo esperaban, Alerta Isla Riesco, el Frente de Defensa Ecológico Austral y la Organización comunitaria de desarrollo sustentable de Río Verde recibieron la noticia que esperaban, puesto que varios de los integrantes de la comisión que votó a favor de las minas se habían declarado conformes con las mitigaciones propuestas por la empresa e incluso a favor públicamente, como es el caso de la intendenta de Magallanes, Liliana Kusanovic.

Esto, sin contar, el apoyo público que le dio el Presidente Piñera al incluirlo dentro del Plan Magallanes y resaltarlo como uno de los más importantes proyectos de inversión para la zona.

La votación provocó reacción inmediata entre los grupos ambientalistas, quienes participaron de la exposición antes que se tomará la decisión, junto a otros que se mantuvieron en las  afueras de la Intendencia de Magallanes. “Carbón maloliente” y “seremis vendidos y corruptos”, fueron sólo algunos de los reclamos que vinieron tras saber el resultado.

Pero no todo está perdido para los opositores. En marzo, el tema llegará a la comisión de ministros y ahí promete volverse en un peliagudo tema para la administración Piñera. Uno de los principales actores será el biminstro de Energía y Minería, Laurence Golborne, quien trabajó durante diez años para una de las compañía que compraría el carbón a Isla Riesco (AES Gener) y que en ese entonces era controlada por Copec, uno de los dos socios del proyecto. Y por si no fuera poco, el ahora subsecretario de Energía, Sergio del Campo, es el ex gerente general de Guacolda, una de las termoeléctricas que ya señaló públicamente que compraría el carbón a explotar desde la isla patagónica.

Para entonces los grupos ambientalistas pretenden movilizar a la población para hacer presión y lograr revocar la decisión desde el Ejecutivo, que si bien a esta hora aún no está aprobada, con el apoyo público de Piñera sí parece estar lista para el visto bueno.