La policía brasileña informó este domingo que un ladrón robó el largo cabello de una mujer mientras esperaba en una parada de ómnibus.

Según la policía el cabello era virgen. Lo que no tiene ninguna implicancia sexual y solo se refiere a que el pelo no ha recibido manipulación química alguna.

El inspector José Carlos Bezerra Da Silva dijo que la mujer esperaba el bus cuando el hombre se acercó y utilizó un cuchillo para cortarle el cabello, el cual el llegaba más abajo de la cintura. Debido a lo inesperado del “botín” cuando el hombre se acerco la mujer le dio la espalda al ladrón para que no le robara el bolso. Graso error, lo que quería era el pelo y ella se lo entregó en bandeja.

Este “robo” no solo le trajo problemas a la mujer en el plano estético, sino que también en lo religioso. La mujer es de religión evangélica y tuvo que explicarle a su pastor porque ya no traía el cabello largo. En ciertas iglesias evangélicas es un requisito para las mujeres tener el cabello largo y cuidado, para diferenciarse de los hombres y presentarse “respetuosamente” en el templo ante Dios.