“Presidente, está legalizando el pecado”, gritó Antaris Varela en el momento exacto en que Miguel Juan Sebastián Piñera firmaba el proyecto de ley de Acuerdo de Vida en Común que legaliza la unión de hecho entre parejas heterosexuales y homosexuales.

El grito de la representante de la Comisión Nacional por la Familia resonó con fuerza en el salón Montt Varas de La Moneda y la seguridad presidencial no logró evitar que la joven de 27 años repitiera su consigna y se enfrentara a las cámaras de la prensa que se encontraba en el lugar para decir con la voz firme que tenía pena por lo que estaba pasando. “Nunca me hubiera imaginado esto, menos de este gobierno”, decía mientras que los invitados a la ceremonia trataban de aplaudir con fuerza al mandatario que se balanceaba dentro de un traje azul una talla más grande que la suya.

Las palabras de Varela representaban la única voz disidente en la presentación de un proyecto que sacó ronchas en la Unión Demócrata Independiente y que estuvo marcada por una lluvia de aplausos -iniciados por Lily Perez y Rodrigo Hinzpeter- cada vez que el mandatario recordaba alguno de los logros de su gobierno.

En la ceremonia participaron los ministros de Trabajo, Salud, Vivienda, Defensa, Interior, Sernam, Segegob, Segpres y Hacienda. Además, acudieron también los dirigentes de organizaciones por la igualdad de género como Rolando Jimenez del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) y Pablo Simonetti, de la fundación Iguales.

Sin embargo, la fiesta no fue completa. A la presentación del proyecto se ausentaron los timoneles de RN, Carlos Larraín, y de la UDI, Juan Antonio Coloma, quienes manifestaron su rechazo a la iniciativa.

Según Coloma, su ausencia se debió a que “uno concurre a aquellos actos simbólicos en que uno concuerde”, recalcó el parlamentario, tras participar en el tradicional comité político en el Palacio de La Moneda.

Pero Coloma no estuvo solo en su cruzada. Varios parlamentarios oficialistas, como el caso de Gonzalo Arenas, recriminaron con fuerza la iniciativa del mandatario. “Debe ser la primera vez en los últimos 20 años que un Pdte presenta un proyecto de ley sin la presencia de los partidos que lo apoyan”, escribió Arenas en su cuenta de Twitter.

Pero la molestia de Arenas no cesó ahí: “Con bombos y platillos el Pdte Piñera humilla a sus partidarios en la propia Moneda. Que vergüenza me da mi Gobierno !!!!”.

Para terminar, el militante UDI dijo sentir temor por un Gobierno “ capaz de vender a su madre por subir un par de puntos en las encuestas”.

Durante la actividad, Piñera explicó que el proyecto de ley apuntaba a regular la convivencia de parejas sin importar su sexo, para dar cobertura en términos previsionales y sucesorios. Sin embargo, recordó que seguía creyendo que el matrimonio era entre un hombre y una mujer, cerrando así la puerta a que esta nueva figura legal permita adoptar a las familias del mismo sexo.

Según el empresario, el proyecto de ley regula las parejas entre dos personas adultas, solteras que tenga una vida afectiva sin relación sanguínea, las que podrán inscribirse en el Registro Civil o una Notaría.