Es como la gente que sabe que está enamorada cuando la polola/o la deja. Festival de Viña, año dos mil, Andrea Fuentes es Nea Spears y siente, por primera vez, esa flechita que duele.

-Nos dieron unas credenciales para entrar a la conferencia de prensa en la que dicen todos los artistas confirmados. La cosa es que ese día partimos para la conferencia de prensa para que, obviamente, cuando dijeran Britney nosotros dijeramos: “Uuuuu” y vamos llegando, y nos dicen: “Les tenemos una mala noticia y una buena”. “¿Cuál es la mala?”. “Que Britney no viene. Canceló”. “¿Y la buena?” “Que por ella viene Celia Cruz”.

-Jajaja.

-Y ahí me sentí tan mal, pero tan mal , tan mal que dije: “No, ya no. Esto no es normal”.

-¿Cuánto tiempo sufriste?

-Bueno, con los niños estuvimos -a ver, eso fue en enero- estuvimos todo enero, todo febrero, pasó el festival de Viña y nosotros así mal. Fuimos al hotel todos los días a gritar Britney. Todos los días. 

-Como un acto de protesta.

-Claro. Con nuestro lienzo de fan club íbamos a gritar Britney. Era como un acto simbólico. Aparte fue para liberar tensión todo lo que gritábamos.

Por Britney, Nea Spears grita, deja el preuniversitario, deja dos carreras.

-¿Qué más?

-Todo. Cambié a mis amigos. Porque mis amigos como que no eran de esta onda pop y me molestaban. Porque siempre la música pop la tiraban como: “Es para pendejos, que es para pendejos, que te gusta Britney” -aparte de Britney me gusta Backstreet Boys- o sea si ellos pensaron que me iba a afectar se equivocaron. Y bastante. Ahora igual los veo y me dicen: “Ah, te fue bien” y sí po, el que la busca, encuentra. O me dicen: “cuándo nos vamos a juntar para que hagamos algo”.

-¿La venganza de la fama?

-No. Nunca me he sentido famosa. Todo lo que se pudiera llamar fama no es mía. Es de Britney.

-Pero te chorrea

-Sí, pero igual yo soy súper bajo perfil, cachai.

-¿Sí?

-Todo lo que yo hago lo hago arriba del escenario y mi fin es simplemente promocionar a Britney. Algunos me dicen: “Claro pero igual ganai plata” y yo digo sí pero esto no dura los tres minutos que dura la canción sobre el escenario. Hay tiempo de ensayo, tiempo de los vestuarios, que me los hago yo, o sea mi abuelita me ayuda pero ya los hago sola. De repente le pido ayuda para una u otra cosa cuando ya se me complica mucho.

-Pero y quién te alega.

-Los mismos fanáticos. Es que ellos no se dan cuenta de que yo el jueves voy a cumplir treinta años. Igual que Britney. Ella está el dos de diciembre. A la semana siguiente que yo.

-¿Tienes otra pega?

-Ahora un curso de estilista pero ya he faltado la mitad del año.

-¿A la familia también la dejaste botada?

-Al principio. Es que no les gustaba por el tiempo que me consumía, porque dejaba cosas botadas pero a mí no me importaba nada, a mí me importaba Britney. Yo estaba ciega en esos momentos.

-¿Y ahora?

-Yo voy a estar ciega toda la vida por Britney.

-¿Qué tiene Britney?

-Un ángel. Un ángel especial. Por lo menos a mí me llegó. Cuando ella sufrió todo lo que pasó hace un par de años yo estaba súper mal, súper mal, así pésimo. La primera hueá que pasó fue que yo estaba chata con el pelo. Porque el pelo rubio cuesta mantenerlo, se echa a perder y yo dije: “estoy chata de este pelo me voy a pelar”. Te juro. Yo me quedé dormida diciendo “ya estoy chata, me voy a pelar” y mis amigos se reían y al otro día me despierto y me dicen: “Britney se peló”. “¿Qué”, digo yo. “¿Britney se peló, Britney se peló” y yo lo había pensado de antes pero no me pelé porque la gente es como no sé. Hay fanáticos muy lindos de Britney pero…

-¿Qué es ser muy lindo?

-Que cuando estoy en el escenario jugamos a que Britney está ahí. Muchos me dicen que es un pedacito de Britney lo que está ahí conmigo.

-Volviendo a la pelada, ¿la sufriste mucho?

-Si po. Yo en esa época lo pasaba tan mal, tan mal que decidí no ver noticias de Britney.

-Como cuando terminai con alguien.

-Una vez yo tenía evento y terminé llorando toda la noche porque me tenían chata, chata porque me decían: “ya, cuándo te pelai, cuándo te vai a pelar” y yo pensaba como qué onda estos hueones, me están hue-vean-do mientras Britney lo está pasando como las hueas allá. Como tipo dos de la mañana no aguanté más y me fui en llanto, y me fui a la caseta del DJ a llorar hasta las cuatro de la mañana.

-¿Le darías un beso a Britney?

-Noo.

-¿Por qué no?

-Porque darle un beso a Britney es como darle un beso a mi hermana.

-Ojalá mi hermana fuera como Britney en Slave 4 you.

-Pero es que imagínate: llevo trece años de mi vida casi viviendo con ella ¿cachai? O sea yo me levanto, yo despierto en la mañana y lo primero que hago es prender el computador para saber qué ha hecho Britney. Es parte de mi vida. Por ejemplo tengo una hermana de ocho años que le decía a las tías del jardín que su hermana era una estrella y cuando le preguntaban cuántas hermanas tienes, decía: “Dos: la Nea y la Britney”. 

-Oye y te quieres retirar con Britney?

-Mira, yo creo que voy por ahí.

-¿Y si quiere estar hasta los cincuenta?

-Vamos a tener la misma edad.