Aunque el senador designado Carlos Larraín y otros dos colegas de partido votaron en contra y de que los UDI Juan Antonio Coloma, Ena von Baer y Jaime Orpis se abstuvieron de votar, el Senado aprobó con 25 votos a favor el informe de la comisión mixta que resolvió las discrepancias en torno al proyecto contra la discriminación en el país, por lo que el proyecto quedó a un paso de convertirse en ley cuando el presidente Piñera le ponga su firma.

El ministro secretario general de Gobierno, Andrés Chadwick, agradeció a los senadores el amplio respaldo entregado a la iniciativa, afirmando que se ha hecho un muy buen trabajo en el Parlamento, porque se trata de “un paso muy significativo en el respeto e igualdad de cada ser humano”.

El secretario de Estado dijo que el objetivo del Ejecutivo es garantizar en el país el respeto por la dignidad de cada ser humano y poder tener un nuevo instrumento legal que nos permita contar no sólo contar con un instrumento judicial que nos permita para poder reclamar ante los tribunales de justicia toda acción u omisión que pueda ser considerada una conducta de discriminación arbitraria.

“Como Ejecutivo valoramos el trabajo de la comisión mixta y agradecemos a todos los parlamentarios que la integraron porque fueron ellos con sus propuestas para solucionar las diferencias que se habían producido entre el Senado y la Cámara tuvieron la inteligencia, la capacidad y la generosidad, en muchos casos puntos de vista que pueden ser distintos, pero que procuraron encontrarse en una ley que efectivamente avance en la dirección señalada”, dijo el ministro.

La senadora Soledad Alvear (DC) dijo que era indispensable que en Chile se diera cumplimiento a la norma constitucional que establece que todos los chilenos y chilenas somos iguales en dignidad y derechos. “Esto costó, tuvo tropiezos pero hicimos un trabajo exhaustivo para sacar esta ley”, manifestó.

Explicó que la normativa considera una acción especial que va a permitir a las personas discriminadas recurrir ante la justicia, se establecen además con claridad los tipos de discriminación que se producen en el país.

La parlamentaria comentó que esta ley “nos da una herramienta fundamental para ir legalmente estableciendo los mecanismos adecuados pero también para realizar un cambio cultural. Espero que esta ley no solo permita imponer acciones sino ojala no sea necesario interponer ninguna acción antidiscriminatoria porque en Chile hemos sido capaces de aceptar que todas y todos somos iguales y merecemos vivir en este país”.