Como toda organización religiosa que busca promover los valores contrarios a la falta de pudor, Acción Familia, una ONG cartuchona, quiso hacer lo propio e intentó que un grupo de chilenos no pudieran andar en cueros en una playa nudista.

En una presentación ante la Contraloría, Acción Familia preguntó si el Servicio Nacinal de Turismo (Sernatur) podía destinar fondos públicos a encuentros naturistas y nudistas que se realicen en Chile.

En esa misma línea, Acción Familia denunció hechos contrario a la moral y las buenas costumbres e incluso publicidad engañosa de parte del Sernatur, para este evento de piluchismo que se realizó hace un año en Playa Luna, el paraíso para estos fines.

Con su tradicional tono, el organismo fiscalizador de los actos del Estado hizo un detallado análisis de la presentación y la respuesta, a través de un dictamen que publica The Clinic Online, fue clarito.

“Precisado lo anterior, es dable advertir que no existe norma que autorice o deniegue la práctica del naturismo, término que para estos efectos debe ser entendido como sinónimo de nudismo, concepto este último definido por el Diccionario de la Real Academia Española como la actitud o práctica de quienes sostienen que la desnudez completa es conveniente para un perfecto equilibrio físico e incluso moral”, señala el documento.

Y sobre las faltas a la moral, fue preciso: denuncie al Ministerio Público o al Juzgado de Policía Local. Y para rematar, que el Sernatur tiene todas las facultades para promocionar eventos de este tipo e incluso patrocinarlos a través del uso del lobo institucional. En suma, se quedaron con los crespos hechos.

Lea el dictamen de Contraloría

Cartuchos antinudismo