En unas tres semanas más -mediados de abril, mes de regocijo para marihuaneros- tenía presupuestada la familia Mateluna cosechar las plantas de cannabis sativa que tenían en el patio de su casa y que el martes en la tarde fueron sacadas por los carabineros de la sexta comisaría de Recoleta que allanaron su hogar en la comuna de Recoleta.

Tras el arresto, con canales de televisión como testigos presenciales del procedimiento, el ex protagonista de Machuca se fue detenido y recién ayer después del mediodía pudo volver a su casa tras ser formalizado sólo por cultivo ilegal y no por tráfico.

Un cargo que la familia pretende probar en los mismos tribunales reconociendo el consumo de al menos cuatro integrantes de la familia y denunciando una serie de cabos sueltos del mediático arresto del actor ganador del premio Altazor 2005 por su papel en la película de Andrés Wood.

“Laboratorio artesanal”

“Esto es por plantar. Basta de hipocresía, mejoren las leyes. Yo no soy un delincuente y miren cómo me están llevando. Vale, cabros, los quiero. Arreglen las leyeees”, fueron las palabras del actor mientras era subido al carro policial.

La nota de TVN, presente justo en el momento de los hechos, relató que al interior de la casa se hallaron “seis dormitorios llenos de plantas”, que “dos de ellos tenían la función de autosecado” y que según carabineros “el inmueble era un laboratorio artesanal para procesar marihuana”.

Sin embargo, nada de eso se probó cuando la fiscal del caso, María Verónica Avilés, dijo que no había marihuana prensada entre lo incautado, que “en este minuto no habían antecedentes suficientes para un tráfico” y posteriormente dejó en libertad al actor, con la medida cautelar de firma mensual y 90 días de investigación para el caso.

En esa línea, la familia reconoció el consumo hogareño y salió a defender en patota al detenido. “Consumo y planto en mi casa para no ir a comprar en la población y darles a los traficantes la plata que yo transpiro”, dijo su hermano Sol, al tiempo en que aclaró el uso de la balanza que tenía en su pieza y un rollo de aluminio que les fueron incautados.

Según la familia, las especies eran implementos ocupados por Sol para su trabajo como joyero y denunciaron que las cosas que acreditaban el consumo, como pipas y papelillos, no fueron tomados en cuenta por carabineros.

“Esta es la gran vida de un traficante: sillones desplumados, sillas en mal estado, paredes mal pintadas. Si yo traficara, tendría un plasma en mi pieza. ¿Viste la tele que tengo? Una de 14 pulgadas IRT”, dijo Sol al mostrar el interior de la casa de avenida México que comparte con su familia.

Acreditar el consumo

Sol, incluso, estampó ayer una autodenuncia por consumo, a la que se le sumarán la de la madre y una hermana de Mateluna. La idea, según el abogado de Sol, Pedro Mendoza, es demostrar que el consumo no era sólo para un individuo sino que era compartido por varios integrantes en la casa.

“El cultivo era para todos porque claramente la cantidad no es para una sola persona. Me parece que eso es evidente”, explica Mendoza sobre las 36 plantas que presentó carabineros como prueba. Eso sí, según el abogado, eso debe acreditarse durante la investigación a través de las pericias que pidió la defensa. De hecho, Mateluna desmintió esa cifra en el programa de MEGA Más Vale Tarde.

Algunas de las plantas presentadas como prueba tenían 10 centímetros, lo que no las hace apta para consumo inmediato. A eso se le suma que de las plantas sólo una parte de ellas puede ser usada para fabricar pitos, lo que bajaría aún más la cantidad de marihuana para cada integrante de la familia.

“Ahí indudadeblemente se va a bajar la cantidad útil por la relación entre cantidad de plantas y de sumidades floridas -popularmente conocidos como cogollos- que hay en él. Además, porque según ellos eventualmente podrían haber sido 36 plantas, pero de esas solamente 20 eran plantas grandes, por decirlo de alguna manera. Eso deja un aproximado de 5 plantas por persona y por ejemplo, en Holanda, ese es el máximo tolerado”, señala Mendoza.

Ayer, además, se pudo acreditar que los 250 mil pesos guardados en fajos de billetes correspondían al pago que le hizo TVN al actor por su aparición como extra en la teleserie “Pobre Rico”.

Con todo, la familia y su defensa esperan comprobar que el cultivo estaba destinado justamente a evitar el tráfico.