Los diputados UDI Mónica Zalaquett, Claudia Nogueira, María Angélica Cristi y Ramón Barros, presentaron una reforma constitucional que establece que un menor de edad, independiente de que sea parte de una familia uniparental, tiene derecho a tener un padre y una madre, de un sexo diferente.

La reforma busca modificar el artículo 1° inciso 2 de la Constitución que plantea que “la familia es el núcleo fundamental de la sociedad” y agregar la frase “el menor sólo tendrá por padres a un hombre y a una mujer”. Según la diputada Cristi, quien también preside la Comisión de Familia de la Cámara Baja, el “rol que identifica a un hijo es el rol que le proporciona el padre y la madre”.

Según informa radio ADN, la medida surgió como respuesta al recurso de protección presentado por una pareja de lesbianas contra el Registro Civil, donde solicitaron ser reconocidas como madres de los dos hijos biológicos de una de ellas. El recurso, sin embargo fue declarado inadmisible por la Primera Sala de la Corte de Apelaciones.

Entre los argumentos del texto presentado, declaran que “se hace necesario establecer de manera expresa que un menor sólo puede tener un padre y una madre, es decir, bajo ninguna circunstancia podrán ser padres de un menor dos mujeres o dos hombres”.

Rolando Jiménez, presidente del Movilh, señaló que el proyecto refleja una obsesión “homofóbica” de la UDI, que, a su juicio, no vacila en dañar los derechos humanos de los niños, de sus padres y madres, sólo en razón de la orientación sexual de quienes están a cargo de la crianza de menores.

Para el Movilh, el proyecto demuestra que la UDI “lejos de proteger a las familias, como lo señala tan majaderamente en sus discursos, atenta contra la diversidad familiar”