La primera “Acción por el beso”, a la que acudieron espontáneamente varios centenares de manifestantes, ha sido atacada el pasado viernes por una veintena de islamistas, informaron hoy las televisiones turcas.

El acto fue organizado el mismo día, a través de las redes sociales en internet, en reacción a un anuncio en el metro dirigido en el que se insta a los jóvenes que se besan en público a que se comporten de forma “moral”.

“Queridos pasajeros, por favor mantengan un comportamiento en concordancia con las normas generales de la moral”, reza del texto del llamamiento.

“¿Qué moral general es ésa?”, preguntaron, cantando y entre besos, las parejas concentradas en la estación de metro Kurtulus, en el centro de la capital turca.

Gritando “Dios es grande” y “El islam será victorioso incluso si derramamos nuestra sangre”, una veintena de personas atacaron a los activistas, hiriendo a algunos de ellos.

Los manifestantes ven en el citado anuncio un nuevo paso en una estrategia para interferir en la vida cotidiana de los ciudadanos por intereses religiosos conservadores.

La oposición laica acusa al gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) del primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, de llevar a cabo una paulatina islamización de la sociedad turca.

Cuando, tras besarse, las parejas se dispersaban bajo el control de la policía, un grupo de cinco islamistas radicales atacó a algunas de ellas antes de escapar en un taxi.