Vía BBC Mundo

Un artículo llevaba por título “11 de septiembre: la versión oficial es una mentira”. Otro presentaba la consigna de que Adolf Hitler “tenía sus argumentos razonables”: eso fue lo que presuntamente leyó Tamerlan Tsarnaev días antes de los atentados en la maratón de Boston.

El mayor de los dos hermanos señalados como principales responsables de los ataques con bomba, el 15 de abril pasado, tenía en su poder literatura de extrema derecha, así como textos sobre la supremacía blanca y la defensa del derecho a poseer armas.

Tamerlan, de 26 años, es considerado el autor intelectual del atentado, en el que tres personas murieron y unas 260 resultaron heridas.

Murió a consecuencia de los impactos de bala recibidos al enfrentarse con la policía, donde también falleció un efectivo. Su hermano Dzhokhar, siete años menor, fue apresado y formalmente acusado de homicidio múltiple y uso de un arma de destrucción masiva.

Una investigación de la BBC descubrió que el mayor de los Tsarnaev estaba suscrito a publicaciones políticas de carácter radical y otras que alimentan las llamadas “teorías conspirativas” de los gobiernos de Occidente.

“Había una mezcla de temas en su literatura, pero con un elemento claro propio de la derecha estadounidense más radical”, señaló la periodista de la BBC en Washington Hilary Andersson, que trabajó en el informe emitido por el programa de TV Panorama.

La “biblioteca” de Tamerlan

El programa de la BBC pasó meses entrevistando a amigos y conocidos de los hermanos Tsarnaev para tratar de entender las raíces de su radicalización.

En la investigación, se descubrió que el hermano mayor leía material en el que se desarrollaban teorías conspirativas para explicar los atentados del 11 de septiembre de 2001 a las Torres Gemelas y el Pentágono, así como el que tuvo como blanco un edificio federal en la ciudad de Oklahoma, en 1995.

También tenía documentos que hablaban de “la violación de nuestros derechos a las armas” y exploraban las motivaciones detrás de las matanzas en masa, resaltando cómo los perpetradores atacan y hieren sin perder la calma.

Los drones y sus ataques sobre civiles y la situación de los prisioneros en la cárcel de Guantánamo, sospechosos de terrorismo según Estados Unidos, eran objeto de análisis en otros papeles en poder del fallecido Tsarnaev.

Asimismo, algunos de sus documentos exponían que Hitler y el nazismo tenían “su cuota de razón”.

Según Andersson, todo esto sugiere “que Tamerlan tal vez no era un verdadero jihadista (luchador de la guerra santa) radical, sino más bien un joven con profundos problemas que se aferró al Islam” en su versión más extrema y violenta.

Hablan sus amigos

En diálogo con la BBC, los amigos de los dos jóvenes sospechosos revelaron que Tamerlan se convirtió en acérrimo militante cuando su carrera como boxeador se vio frustrada por no contar con la ciudadanía estadounidense.

“A él simplemente no le gustaba Estados Unidos. Sentía que Estados Unidos estaba atacando a todos los países de Medio Oriente… ya sabes, tratando de quedarse con su petróleo”, contó Mike, un amigo que pasó mucho tiempo con los hermanos en su apartamento.

Muchos de los conocidos entrevistados pidieron usar nombres ficticios o no ser identificados abiertamente por miedo a quedar vinculados a actividades terroristas.

Quienes conocieron a los hermanos confirmaron que habían estado leyendo páginas sobre militancia islámica en internet antes de los atentados.

Sobre Dzhokhar, señalaron que fumaba copiosas cantidades de marihuana y rara vez rezaba.

Según un examigo, identificado como Tito, Tamerlan tenía poder de persuasión sobre su hermano menor y no aprobaba su estilo de vida pasatista, con fiestas y drogas.

“(Dzhokhar) se sentía intimidado… Lo tomaba muy en serio (a Tamerlan). Era para él una autoridad”, relató Tito.

Por su parte, una vocera de la mezquita de Cambridge a la que concurría el mayor de los Tsarnaev lo describió como un joven enojado que se había aferrado a una versión extrema del Islam.

“En lo que se refiere a conectar con la comunidad musulmana local, o venir a rezar, o involucrarse, hacer caridad… de eso había poco”, indicó Nicole Mossalam.

“Yo diría que era un musulmán por conveniencia”, agregó la portavoz.

¿Influencia familiar?

Los hermanos Tsarnaev, de origen checheno, pasaron su niñez mudándose de un sitio a otro en una región de Rusia dividida por una violenta insurgencia islámica.

Luego llegaron a Cambridge, una pequeña ciudad de Massachusetts separada del centro de Boston sólo por un río, donde vivieron por más de un década.

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) de Estados Unidos ha estado investigando las posibles conexiones de Tamerlan con la atribulada república rusa de Daguestán, a donde viajó el año pasado.

En el Comité de Inteligencia de la Cámara de Diputados, al que el FBI entrega los resultados de sus pesquisas en este caso, creen que la madre de los jóvenes, Zubeidat Tsarnaev, ha sido en parte responsable de su radicalización.

“Había miembros de la familia que los alentaban, eso lo sabemos con certeza”, reveló Mike Rogers, presidente del comité.

La madre, sin embargo, ha negado tales acusaciones.

En julio, Dzhokhar se declaró “no culpable” de los cargos que le imputó un gran jurado en Boston, entre los que se cuentan cuádruple homicidio y uso de armas de destrucción masiva.