Vía Kienyke

Las recientes disculpas públicas del Dr. Sanjay Gupta, el médico estrella de CNN, por sus afirmaciones equivocadas sobre la marihuana, fueron un nuevo espaldarazo a la campaña de miles de activistas estadounidenses que buscan la legalización de la cannabis. “En EE. UU. hemos sido engañados de una manera terrible y sistemática durante casi 70 años, y quiero pedir perdón por mi propio rol en eso”, expresó el periodista médico. Pero del concepto científico al activismo hay una considerable distancia. En el otro extremo se encuentran varios grupos de mujeres, empeñadas en des-satanizar el uso de la hierba.

Se llaman las “Mamás Marihuana de Beverly Hills”. Aseguran que las pastillas de Valium que las madres de familia tomaban en los años 60 para calmar el estrés y la tensión pueden remplazarse por un “joint” sin tener los riesgos que implica el consumo de medicamentos de origen químico. Muchas de ellas llegaron a la marihuana por motivos terapéuticos. Es el caso de Cheryl Shuman, de 53 años, quien la consumió cuando fue atacada por un cáncer en el ovario que desapareció hace dos años. Circunstancias similares viven January Thomas, de 37 años y madre de una niña de 2, quien sufre de osteoporosis temprana, y Simmi Dhillon, de 40, quien sufre los dolores permanentes que le dejó un accidente automovilístico hace diez años.

“La marihuana me permite ser una mejor y más creativa madre. Me inspira cuando estoy con mi niña y me disipa las preocupaciones de la vida diaria”, dice January. Cheryl va más lejos, diciendo que la cannabis la hace una mejor persona. En una entrevista con ABC News, Simmi Dhillon contó cómo su vida estaba totalmente desbaratada a causa de sus dolores, hasta el punto de poner en peligro su matrimonio de 14 años, pues su estado la había vuelto intolerante hasta con su marido.

“Estaba presa de los medicamentos, hasta que mi médica me sugirió que ensayara la marihuana”. Y esa fue la cura. “Cuando la probé, me sentí humana de nuevo. Me sentí capaz de ser la esposa que quería; eso salvó mi matrimonio”, le dijo al Huffington Post. Su marido -un policía- y su hijo de 10 años son los primeros en pedirle que consuma la hierba cuando la ven víctima del dolor. “Ahora me siento en la capacidad de hablar con mi hijo sobre el uso de las drogas, siendo totalmente honesta con él”. Estamos en contra de la opinión de que la marihuana es para viciosos degenerados, porque nosotras somos la prueba de que podemos ser buenas madres y miembros productivos de la sociedad”, asegura Cheryl.

Cheryl Shuman es una exitosa profesional en el campo del mercadeo, las relaciones públicas de celebridades y la salud, a quien ahora llaman en Beverly Hills la “Martha Stewart de la Marihuana”

Sigue leyendo haciendo click aquí.