foto: alejandro olivares

“Mis padres eran alcohólicos, yo no tenía ni idea que esto era algo genético. Con el tiempo, y con el tratamiento que me hice, me di cuenta que sí. Cuando era joven salía a tomar con mis amigos y yo era el único que me curaba. Se me calentaba la boca y terminaba tirado en el piso, no tenía ni un control sobre mí. Cuando me dijeron que estaba enfermo me molesté. Los alcohólicos siempre tendemos a defender nuestra enfermedad y, además, no nos faltan excusas para tomar. Hoy día, con harto esfuerzo, voy a cumplir 20 años sobrio. Entendí que soy adicto al alcohol y que mi enfermedad no es otra que la botella. Por eso llegué al club de abstemios y he sido presidente durante 3 años consecutivos.

En el club participan activamente más o menos unas 60 personas. Atendemos a los socios y hacemos las charlas nosotros mismos, contamos nuestras experiencias y así vamos ayudando a la gente que tiene voluntad de mejorarse. Tratamos siempre de hacer lo mejor que podemos. La persona que llega al centro, eso sí, tiene que tener claro que es un enfermo y que para mejorarse tiene que partir por él.

La idea de realizar una fonda sin alcohol, es decir, una fonda para abstemios, nace de un ex presidente del club que, junto con algunos socios, empezaron a pensar que siempre que alguien iba a una fonda veía gente curada. Es algo que pasa en todos lados, por muy pituca que sea la fonda, se ven borrachos tirados en el pasto y gente vomitando. No es un panorama muy lindo.

Desde hace 6 años venimos ganando el concurso que uno postula a través de la Municipalidad de Santiago. La verdad es que a la Muni le ha llamado la atención nuestro proyecto, y las veces que nos han venido a supervisar, han visto que todo está en perfecto funcionamiento. Por eso llevamos 6 años consecutivos realizando “la fonda de los abstemios”.

Antes de realizar la fonda de los abstemios aquí en el club, hacíamos una fiesta para nosotros, y la verdad es que nos salía bastante caro, gastábamos plata del club, pero desde que entramos al concurso, hemos podido recuperar toda la plata que invertimos. La Muni nos aporta con 500 lucas por haber ganado la licitación y otra poca platita sale de nuestros bolsillos. Todo lo recuperamos eso sí. No podemos decir que sacamos grandes ganancias, pero sí que logramos recuperar todo lo que se invierte y eso lo usamos para arreglar un poquito el club.

Para nosotros es súper importante contribuir a la sociedad con una fonda en la que no se beba alcohol y pasarla bien igual. Demostrarle a la gente, a los niños y a los adultos, que se puede venir a bailar y entretener sin la necesidad de estar tomando. Para nosotros lo importante de realizar esta fonda es contribuir a la gente, aportar en algo bueno, y no es por ganar plata como alguien podría pensar.

Aquí viene gente de todo tipo, pero como estamos en un barrio en donde hay muchos extranjeros, los que pasan metidos por estos lados son los peruanos, colombianos y venezolanos que vienen a celebrar el 18 junto con nosotros, los chilenos. En varias oportunidades nos ha tocado recibir gente que viene curada, pero salen volando, no alcanzan ni a poner un pie en el recinto. Aquí está todo resguardado, tenemos guardias en la entrada y si sienten olor a copete los echan al tiro. Una vez, de hecho, vino un personaje que trabaja en la radio y lo pillamos falopeando allá atrás en la cancha. Cuando lo ví, sin pensarlo, lo eché de una. Aquí no se puede venir a hacer ese tipo de cosas, somos gente que necesita estar en un ambiente sano, para no volver a recaer en nuestro alcoholismo.

Esta época del año para nosotros es como cualquier otra, un día más de nuestras vidas, y tiene que ser de esa forma siempre, porque si alguien recae, lo más probable es que se muera. Por eso es importante que la gente sepa que aquí no se permite chupar, aunque a nadie le falta las ganas de tomarse un traguito. Si alguien llega a recaer, y quiere volver club, lo esperamos con las puertas abiertas, si al final somos humanos, y de repente la maldad nos gana. Es por esto mismo que el otro día estábamos viendo en las noticias que lo que la lleva en las fondas para las fiestas patrias es el terremoto. Así que se nos ocurrió hacer un terremoto sin alcohol, y tenerlo como la gran novedad aquí en la fonda. La preparación es súper fácil, vamos a comprar jugo, de ese con el que hacen el mote con huesillo, y le agregaremos lo típico: el helado y la granadina. Así será nuestro famoso terremoto para abstemios”