El abogado integrante del equipo constitucional de Bachelet, Fernando Atria, aseguró que existen diversas demandas sociales que no tienen posibilidad de respuesta con la actual Carta Magna.

“La Constitución exige que para demandas como las del movimiento estudiantil se requiere el voto de la derecha. Y si uno le va a preguntar a la derecha si creen en que haya fin de lucro en la educación van a decir que no”, ejemplificó en radio ADN.

El jurista detalló que “no sólo la Constitución no puede ser un obstáculo a lo que surge de distintas demandas políticas que se manifiestan. En un sentido democrático, una Constitución debería ser un conducto para la transmisión de esas demandas”.

Asimismo, Atria expresó que “la actual Constitución no está pensada para canalizar, sino para neutralizar. No cualquier cosa, sino cualquier demanda en la medida que sea una demanda que impugna las bases fundamentales del modelo neoliberal”.

En la misma línea, el abogado advirtió que “si uno tiene una Constitución que opera como un dique, y se empieza a acumular agua detrás de ese dique, tarde o temprano el problema de que el agua se está acumulando se va a solucionar. Por las buenas, si uno transforma al dique en un canal, que permita que el agua fluya, o por las malas”.