El secretario general de Amnistía Internacional (AI), Salil Shetty, dijo esta noche que Nelson Mandela cambió el mundo y que la lucha por los derechos humanos tiene una deuda de gratitud con él.

Mandela, fallecido hoy a los 95 años, fue un “líder mundial que rechazó aceptar la injusticia” y su coraje ayudó a “cambiar todo nuestro mundo”, dijo Shetty, para quien es preciso “continuar con su lucha”.

“La muerte de Nelson Mandela no es solo una pérdida para Sudáfrica. Supone una pérdida para gente de todo el mundo que lucha por la libertad, la justicia y el fin de la discriminación”, agregó.

El secretario general de AI, organización con sede en Londres, destacó el “compromiso” de Mandela con los derechos humanos y su lucha por acabar con la “desigualdad social durante el apartheid, seguido de su trabajo para combatir el Sida en Sudáfrica”.

“Su legado, en África y en el mundo, permanecerá durante generaciones”, apuntó Shetty, para quien “el movimiento de los derechos humanos en el mundo tiene una deuda de gratitud con Mandela”.