El diputado por Magallanes Gabriel Boric respondió esta semana al oficio en que se notificó de una multa de 70 mil pesos, por no asistir a la sesión de la Cámara de Diputados del pasado jueves 8 de mayo, día en que el parlamentario asistió a la marcha convocada por el movimiento estudiantil en Santiago.

El magallánico, que ha vivido varias polémicas durante sus dos meses como honorable, señala que las jornadas de protesta, la abstención electoral dan cuenta que no es casual la desaprobación del Congreso, en una carta enviada al Presidente de la Cámara, Aldo Cornejo. (Léela al final de la nota)

El parlamentario de la Izquierda Autónoma y ex presidente de la Fech asegura que le “sorprendió que causara tanto revuelo mi inasistencia, pero que nadie cuestionara la inasistencia de diputados por asistir a la canonización de Juan Pablo II o a charlas de cualquier índole, que poco y nada pueden tener de ‘funciones políticas’”.

En la misiva, Boric dice que “esta aversión a la vinculación del parlamento con el mundo social sea sólo un residuo del fin de la transición y que este cuestionamiento no pase de ser una anécdota dentro del tránsito de las viejas a las nuevas formas de hacer política”.

Boric asegura que se debe entender que el rol de los parlamentarios no se agota en legislar y fiscalizar, porque los diputados tienen el deber de representar los intereses de la ciudadanía. “Esa labor de representación no está restringida, en ninguna ley ni reglamento, a la labores dentro del hemiciclo. Representar a los magallánicos y magallánicas, a los jóvenes, a los adultos mayores, a los estudiantes, implica dentro de muchas otras cosas, salir a la calle cuando corresponda hacerlo”.

Finalmente, el diputado anuncia además que si la política de restricción sigue y “si en verdad consideran que la protesta social no es una justificación para faltar, considérenme desde ya ausente los días de protesta social, considérenme desde ya ausente por convicción”.

Ver también: Gabriel Boric: “En Magallanes me eligieron por mis convicciones y mis principios, no por la ropa que visto”