Con las cuentas alegres del respaldo ciudadano mostrado en la marcha del jueves 8 de mayo, la Confech definió este domingo los pasos a seguir ante la presentación del primer proyecto de la reforma educacional prometida por el gobierno, que se presenta este lunes en La Moneda, y el primer discurso del 21 de mayo de Michelle Bachelet en su segundo período.

Desde la sede de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, los dirigentes estudiantiles definieron la presencia en las calles el próximo miércoles en Valparaíso, durante el discurso de la Mandataria frente al Congreso pleno. Una presencia nada casual, ya que parte de las definiciones del movimiento estudiantil es elevar la discusión para enfrentarse directamente a Bachelet y no a Nicolás Eyzaguirre.

“Las medidas propuestas por el Gobierno están en contra de la demanda de un cambio integral. No se puede hablar de el fin del lucro con recursos públicos cuando lo que el movimiento social lleva pidiendo desde hace años es el fin del lucro en todo el sistema”, señaló Melissa Sepúlveda.

Según integrantes del movimiento, en las próximas semanas seguirán de cerca el debate por el primer proyecto enviado por el gobierno, además de estar atentos a los anuncios que vendrían después, referentes a la Superintendencia de Educación Superior y a los focos de conflictos instalados en algunas universidades, como la Arcis y la Andrés Bello.

En concreto, los estudiantes señalan que la respuesta del gobierno no ha sido suficiente, lo que abre espacio para que las demandas estudiantiles concentren un respaldo mayoritario y obliguen al Ejecutivo a concretar un cambio integral en el modelo educativo, antes que proyectos que, según ellos, sólo buscan regular el actual sistema.

“Hoy es necesario mencionar que la Confech tiene claridad y sabe cuáles son los pilares de la educación de mercado y que hoy, lamentablemente, con la reforma que propone en el Gobierno no hay voluntad de avanzar en la dirección contraria a la educación de mercado y enfrentarse realmente a los que lucran con la educación”, añadió Sepúlveda, al término de una jornada que se extendió hasta casi las 23 horas y que terminó con un exabrupto.

El encuentro de hoy eso sí tuvo un exabrupto: la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (FEUC), Naschla Aburman, se retiró antes de la reunión, sin dar declaraciones, lo que motivó el inicio de rumores sobre un quiebre en la Confech. El trascendido, de todas formas, fue desmentido por Sepúlveda.

“No hay ningún quiebre. Tenemos diferencias y algunos temas pendientes, pero nosotros como mesa ya hemos rechazado el matonaje de algunos grupos, como también hemos presentado reclamos por el actuar violento de Carabineros”, dijo la presidenta Fech.

Foco a Bachelet

Hasta ahora, la postura de los estudiantes no había sido del todo confrontacional con Nicolás Eyzaguirre, aunque sí habían señalado las diferencias con lo presentado en el Programa Presidencial de la Nueva Mayoría.

Pero este domingo, a pesar de los llamados de Eyzaguirre a tener “paciencia”, los universitarios anunciaron que irán a exigir cambios en lo presentado y a establecer medidas que frenen definitivamente el lucro en la educación.

“Están hablando de medidas que varias de ellas van en contra de las posiciones que ha levantado el movimiento estudiantil. Proyectos de ley parcelados, que no recogen la demanda (de reforma) integral que ha planteado el movimiento social, una reformulación total del sistema educativo”, afirmó, haciendo un guiño a lo sucedido el 8 de mayo pasado en la primera marcha convocada por ellos.

A juicio de los estudiantes, la instalación de que las reformas propuestas por el gobierno no son necesariamente las que el movimiento estudiantil reclama, les da cierta ventaja y abre un flanco que, por una parte puede obligar al gobierno a buscar un consenso con ellos, y por otra, una responsabilidad de transitar por un camino que no traicione sus principios ni los deje fuera del debate duro frente a las reformas.

“Hoy en día tenemos una reforma que se generó de espaldas a la gran mayoría de Chile, un proceso que no ha vinculado de ninguna manera a las organizaciones sociales y frente a eso la única respuesta que podemos tener es movilización como lo hicimos ya el día 8 de mayo. La reforma no satisface lo principal, la eliminación del lucro en la educación”, añadió la dirigente estudiantil, quién también hizo un llamado, junto a la Aces y Andime (Asociación de Funcionarios del Ministerio de Educación), a estudiantes, trabajadores de la educación y a todos los chilenos a movilizarse pasado mañana en Valparaíso.