congreso A1

La aprobación a reforma al sistema binominal en la Cámara de Diputados incluyó un punto que, si bien obtuvo los votos necesarios para pasar a ser discutido en el Senado, despierta preocupación de parlamentarios de todos los sectores.

Se trata de las indicaciones que a última hora los diputados Giorgio Jackson (Revolución Democrática) y Vlado Mirosevic (Partido Liberal) incorporaron a la iniciativa, las que buscan cambiar de manera contundente el actual sistema de financiamiento electoral y la forma en que los privados “aportan” a las campañas políticas.

En el apasionado ambiente que se formó en la Sala ad portas de ser aprobada la reforma, Jackson y Mirosevic lograron juntar las 30 firmas necesarias para reponer y luego aprobar las indicaciones, que habían sido rechazadas en la Comisión de Constitución: prohibir las donaciones de las empresas, y eliminar la figura de “aportes reservados”.

Según consigna La Tercera, en privado muchos diputados que votaron a favor (sólo la UDI manifestó su rechazo) reconocen que no están de acuerdo con ellas, y que en su decisión de darles el sí pesó el hecho de no “quedar mal” ante la ciudadanía.

Uno de los temas que preocupa es que se reedite la vieja práctica del “maletín”, como se conoce comúnmente a los aportes en efectivo que solían realizarse “por abajo” en las campañas.

La reforma en su conjunto, incluidas las indicaciones de Jackson y Mirosevic, ahora deberá ser tramitada en el Senado, donde muchos se molestaron acusando que la Cámara les “tiró la pelota” eludiendo una discusión pública para no pagar costos políticos, por lo que es probable que se rechacen o modifiquen. De sortear dicha instancia, incuso se espera que la UDI recurra al Tribunal Constitucional para impugnarlas.

Ante ello, el presidente de la Comisión de Constitución del Senado, Felipe Harboe (PPD), expresó que si bien es necesario aumentar la transparencia en el financiamiento de campañas, en esta discusión “no cabe tener posiciones para la galería y hay que cautelar que no se generen incentivos perversos -como en el pasado- para el uso de maletines o asesorías falsas o se abra la puerta a dineros que no estén sujetos a fiscalización”.