Giorgio Jackson A1

Con más de una complicación, este martes se llevará a cabo la votación en la Cámara de Diputados del proyecto que elimina el copago, lucro y selección de la Educación General.

Más de una porque, tras los acuerdos de “libertad de acción” de algunas bancadas de partidos de la Nueva Mayoría, peligra la aprobación de la indicación que establece penas de cárcel -presidio menor- al sostenedor educacional que sea sorprendido malversando recursos públicos, iniciativa impulsada por el diputado Fidel Espinoza (PS) y apoyada por la bancada estudiantil.

Si bien la indicación fue aprobada en la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados, aunque sin el apoyo público del ministro de Educación, Nicolás Eyzaguire, ésta no contaría con los votos necesarios para integrar el proyecto definitivo, lo que generaría un complejo escenario durante la votación que se sostendrá mañana en el Congreso.

El diputado de Revolución Democrática Giorgio Jackson señaló ayer que “si se llega a rechazar esta indicación, lo que pasa es que muchos vamos a perder la confianza de que el sistema está robusto. Por lo tanto, muy difícilmente vamos a poder apoyar indicaciones que nos dan sospecha, como, por ejemplo, la que podría generar el arriendo con terceros no relacionados con fines de lucro”.

La tipificación, que no estaba contemplada en el diseño original del proyecto presentado por el Mineduc, es considerada por los parlamentarios de la Comisión de Educación de la Cámara como un complemento a una serie de medidas para que erradicar efectivamente el lucro de nuestro sistema de educación básica y media.

“Con esto se logra poner barreras imposibles de sortear y en el caso de que alguien lo haga, sabe que arriesga una pena. Pero eso lo hemos dicho incansablemente, no es lucrar con la educación, va a ser robo, apropiación indebida de recursos públicos que deben ir a mejorar la educación de los niños y no ir a parar al bolsillo de una persona”, señala Jackson.

“Algunos aprobarán, otros estimamos que es un error criminalizar la discusión sobre reforma educacional”, dijo el jefe de la bancada DC, Matías Walker en La Tercera. A esa decisión se sumarían algunos parlamentarios del PPD y el Partido Radical, abriendo el flanco para desechar la indicación.

De ocurrir esto, el panorama para la votación abriría un nuevo flanco, ya que hoy trascendió que junto a Jackson, varios otros parlamentarios que integran la comisión de Educación no apoyarían la indicación que posibilita el arriendo de terceros de inmuebles destinados para impartir educación.

“La idea de quienes integramos la Comisión de Educación es aprobar un proyecto tal como lo aprobamos y de esa manera dar una señal de que esto está avanzando y no está perdiendo partes, como un auto que en el camino se va destartalando”, dijo el también ex presidente de la Feuc.

El Gobierno, según señalan fuentes del ministerio, contaba con el voto de Jackson, Vallejo y otros parlamentarios de la Nueva Mayoría para aprobar el mecanismo que permite arriendo. Sin embargo, mañana estos podrían plegarse a Gabriel Boric, Vlado Mirosevic y otros que ya anunciaron su rechazo a esa indicación.

Junto a eso, el punto sobre selección en colegios particulares pagados tampoco vería la luz, ante la poca confianza que hay sobre el tema entre los parlamentarios de la Nueva Mayoría -ya que escapa a lo propuesto originalmente-, mientras que la indicación de la ex ministra de Educación Yasna Provoste que prohibe el lucro en las Agencias de Asistencia Técnica Educativa (ATE), también estaría tambaleando.

La oposición, por su parte, ya señaló que rechazará todas las indicaciones. Por tanto, todo quedará en manos del oficialismo, ante la atenta mirada de dirigentes estudiantiles, que estarán monitoreando la aprobación del proyecto. La sesión comienza a las 11:00 horas.