SQM_logo

Siguen y siguen apareciendo revelaciones y datos nuevos en torno a la investigación que lleva adelante la Fiscalía de Alta Complejidad Oriente respecto del financiamiento irregular de campañas políticas, cuya punta del iceberg, por el momento, es Penta y sus aportes derivados principalmente a la UDI.

En ese contexto, el viernes 16 de enero el órgano persecutor incautó contabilidad de la empresa minera Soquimich, luego de la querella del Servicio Impuestos Internos por boletas truchas en contra del ex subsecretario de Minería de Piñera, Pablo Wagner.

Lo que encontró la Fiscalía, además de la boleta emitida por la cuñada de Wagner, María Carolina de la Cerda por un monto de $7.500.000, fue una documento emitido -según publica este domingo Reportajes de La Tercera- por la sociedad Guerrero y Compañía Ltda., de RUT 86.592.300-7, por un valor de $ 10 millones.

El nombre en sí de esta empresa no dice mucho, pero sí el hecho de que uno de sus socios es el abogado Roberto Guerrero Valenzuela, quien forma parte del estudio jurídico Guerrero Olivos, al que hasta el 8 de enero de este año pertenecía también el ex senador de la UDI, Jovino Novoa.

Según lo que consigna la publicación, el hallazgo es llamativo pues una fuente de la indagatoria sostiene que “hay una figura similar al de las boletas Penta, por lo que amerita investigar más de cerca”.

¿Qué tendría que ver Novoa?

La publicación explica que de manera indirecta aparece la figura del militante UDI, esto porque en el año 2013, la sociedad Inversiones y Mandatos (la principal firma de Novoa en la mira de la fiscalía)
emitió 11 facturas a Guerrero y Compañía, por un total de $ 74.659.000.

Agrega, La Tercera, que esta boleta era desconocida para la defensa de Novoa, pero que aún así le bajan el perfil, porque sostiene desde el círculo del ex parlamentario que “son servicios prestados en virtud de una relación contractual de largo plazo” con SQM.

Cabe recordar que el nombre de Jovino Novoa aparece vinculado al caso como el supuesto recaudador de la platas que llegaban a la tienda de calle Suecia a través del holding de Carlos Délano y Carlos Lavín, según lo que planteó Hugo Bravo, cuando estalló la arista política.

El pasado 13 de enero, Novoa llegó cerca de las 9:00 de la mañana hasta la fiscalía metropolitana Oriente, en el marco de la investigación que lidera el fiscal Gajardo.

En la instancia, el ex parlamentario hizo uso de su derecho a no declarar, indicando que antes sus abogados deben revisar los antecedentes contenidos en la carpeta.

A la salida, y tal como lo manifestó hace un tiempo atrás, Novoa negó que fuese el “recaudador” de la UDI, y que en ese rol incurriera en irregularidades.

“Hay declaraciones que me atribuyen un rol de financiamiento irregular de campañas, lo que es totalmente falso”, señaló el ex senador frente a la prensa, añadiendo que “son hechos que quiero refutar en su momento”.

Según lo que declararon los Carlos, Novoa es muy valorado y cercano a ellos, y sí ejercía un suerte de recaudador para campañas de la UDI.

“Con Jovino Novoa tenemos una relación más cercana. Era de los senadores importantes, entendía bien los temas económicos, veía los temas de Hacienda, varias veces pasaba por Penta y conversábamos sobre la legislación, de los temas que a nosotros nos interesaba saber más. Jovino es un líder dentro de su partido, conocía personalmente a cada candidato. Los dineros que Jovino pedía no eran para él, sino que para candidatos afines de él. De hecho él no estaba en campaña. Yo lo que pienso es que Jovino facilitaba las facturas de Inversiones y Mandatos para otros candidatos. Inversiones y Mandatos no prestó servicios para Empresas Penta que yo sepa”, sostuvo Carlos Eugenio Lavín.

“Un día del año 2013 llegó Ena von Baer con Jovino Novoa para pedirnos si podíamos colaborar con su campaña, acordamos un monto y seguimos el procedimiento habitual encargándoselo a Hugo Bravo”.

Délano, por su parte, dijo que “respecto de Jovino Novoa señalo que Jovino es una persona muy cercana a mí y muy amigo mío. Es de las personas más inteligentes y sólida en sus valores que he conocido. Ha sido además muy valiente. Le tengo una admiración superior. Jovino no ha concurrido a pedir dineros para él. El concurrió a pedir aporte para campaña políticas para otros candidatos. Le aportamos alrededor de 25 millones de pesos para esos candidatos. Fue varias veces a reunirse conmigo, en alguna ocasión con Ena von Baer. En la reunión con Ena von Baer se me pidió ayuda para su candidatura. Luego yo hablo con Hugo Bravo y le indico los montos que se van a aportar para cada uno y Hugo Bravo ve la fórmula para concretar ese aporte”.

“Las facturas de Inversiones y Mandatos S.A. no corresponden a ningún servicio que se haya prestado a Empresas Penta ni a Inversiones Penta III”.

“Las boletas entregadas a Penta por Carlos Lira Claro, Ignacio Ternicier Seda y Teresa Riera Rawlins no corresponden a ningún servicio que se haya prestado a Penta. No conozco a esas personas”.

Según publicó hace unas semanas The Clinic Online, son $25 millones de pesos los que Inversiones y Mandatos S.A de Jovino Novoa facturó al holding Penta y que estarían, según la investigación del Fiscal Carlos Gajardo, vinculadas a dineros destinados a campañas políticas.