Heraldo Muñoz efe

El ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, dijo hoy en Quito que la VII Cumbre de las Américas, que tendrá lugar mañana y el sábado en Panamá con la presencia de Cuba, puede ser el “comienzo del fin de la guerra fría” en la región.

“Celebramos la participación de Cuba en esta Cumbre de las Américas, ya era hora porque el hemisferio estaría incompleto sin la presencia de Cuba, de modo que este es un momento histórico, me atrevería a decir que es el comienzo del fin de la guerra fría en nuestra región”, dijo en una rueda de prensa en Quito.

Sobre el anuncio de que el presidente de Bolivia, Evo Morales, defenderá en la Cumbre la demanda marítima presentada por su país contra Chile, Heraldo dijo que el asunto es bilateral y la decisión de La Paz de llevarlo a Panamá es soberana.

“Es un tema absolutamente bilateral el que existe entre Chile y Bolivia”, dijo Muñoz al apuntar que si, por decisión soberana, el Gobierno boliviano lleva el tema a la Cumbre, “Chile, por cierto, dirá su palabra”.

En 2013 Bolivia demandó a Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, en busca de un fallo que obligue al país austral a negociar, en firme y de buena fe, el reclamo boliviano de una restitución de su acceso al océano Pacífico.

Bolivia perdió frente a Chile 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros de territorio en la llamada Guerra del Pacífico, librada a finales del siglo XIX.

Por otra parte, Heraldo y su colega ecuatoriano, Ricardo Patiño, coincidieron en la rueda de prensa conjunta en la importancia de superar las diferencias entre Estados Unidos y Venezuela a través del diálogo.

El Gobierno estadounidense anunció el pasado 9 de marzo una ampliación de las sanciones a funcionarios venezolanos, por primera vez identificados, a los que considera responsables de violaciones de los derechos humanos.

Asimismo, EE.UU. declaró un estado de “emergencia nacional” por el “riesgo” que supone para ese país la situación en Venezuela.

El miércoles fuentes diplomáticas en Estados Unidos confirmaron a Efe que Washington envió al alto consejero del Departamento de Estado Thomas Shannon a Venezuela, a petición del Gobierno de ese país, a fin de limar las asperezas bilaterales.

Antes de conocerse el viaje de Shannon a Caracas, este martes la Casa Blanca aseguró que EE.UU. no considera a Venezuela una “amenaza” para su seguridad, en un aparente intento por rebajar las tensiones bilaterales e impedir que ensombrezcan la Cumbre.

“Estados Unidos no cree que Venezuela represente una amenaza a nuestra seguridad nacional”, sostuvo el asesor adjunto de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ben Rhodes, en una conferencia telefónica con los periodistas para dar detalles del viaje del presidente de EE.UU., Barack Obama, a Jamaica y Panamá.

Patiño apuntó que “es un buen mensaje” que Washington diga que Venezuela “no es una amenaza para Estados Unidos”.