sampaoli2 EFE

Anoche el volante estrella de la Selección Chilena y considerado uno de los mejores del mundo, Arturo Vidal, protagonizó un lamentable accidente de tránsito que terminó con su vehículo destrozado, y con el jugador detenido tras detectarse que conducía en estado de ebriedad.

El hecho resulta preocupante para el devenir de la Roja en lo inmediato, considerando que en dos días más, o sea este viernes, Chile tiene un trascendental partido contra el conjunto de Bolivia que definirá al puntero del grupo A de la Copa América. Además, las complicaciones que ha tenido el equipo en la cancha y lo fundamentales que han resultado los goles del hasta ahora goleador del certamen, mantienen en una encrucijada al casildense y técnico de la Selección, Jorge Sampaoli.

La decisión en cuanto a si Vidal sigue o no sigue formando parte del equipo tras este episodio estaría ahora sólo en manos del ex técnico de la “U”, pese a que desde la ANFP ya habrían adelantando que se debe separar al jugador inmediatamente del plantel, sin mediar explicaciones ni nada.

Lo preocupante es que de no haber chocado, Vidal habría vuelto a concentrar en estado de ebriedad.

Sampaoli se reunió esta mañana con el presidente de la ANFP, Sergio Jadue, para analizar el caso. Se espera que tras la audiencia de control de detención que enfrenta el jugador el mandamás del fútbol chileno ofrezca un punto de prensa.

El hecho trae a la memoria el conocido “Bautizazo” cuando el en ese entonces DT de la Roja, Claudio Borghi sacó del equipo a Vidal y a otros seleccionados por llegar “en estado no adecuado” a concentrar. A Vidal luego se le reduciría el castigo a la mitad tras salir a pedir disculpas.

En las afueras del Tribunal de Garantía de San Bernardo un grupo de hinchas se manifiestan para que Vidal siga en la selección.