MARCO-ANTONIO-NÚÑEZ-foto2-Alejandro-olivares

-Lo vi en la tele en muchos de los partidos junto al presidente del Senado, Patricio Walker, al lado de la presidenta Bachelet. ¿Fue a todos los partidos?
-Sí.

-¿Entró al camarín a sacarse fotos?
-Entré al camarín solo después del partido con Uruguay.

-¿Fue bueno que la presidenta se sacara fotos con Arturo Vidal después del choque?
-No fue una foto que haya sacado el entorno de la presidenta. La relación de la presidenta con la mayoría de los jugadores campeones de América se inicia cuando eran sub 20. En algunos se percibe cariño y afecto profundo, por lo tanto existe la confianza para que vaya a felicitarlos.

-¿Pensó que era inadecuado entrar al camarín, que podría ser aprovechamiento político?
-Es que yo quiero criticar muy profundamente a los actores de derecha que hablan de aprovechamiento. Aprovechamiento era el de Piñera, que sin la voluntad de los jugadores y menos de Bielsa, era invasivo en los entrenamientos, en sus invitaciones a La Moneda, ¡eso era aprovechamiento! Es una crítica pequeña, una pequeñez de alma.

LA AUTOCRÍTICA

-El 21 de julio el Congreso va a hacer su primera cuenta pública. ¿Habrá un mea culpa por todos los casos que involucran a parlamentarios?
-No cabe un mea culpa institucional, pero sí una autocrítica.

-¿Por qué no?
-Las instituciones en Chile están sanas. La indignación ciudadana es un signo positivo, quiere decir que la corrupción no es parte de la normalidad, pero discrepo de la tesis de que esto es algo sistémico de pobredumbre de las instituciones. Para nada.

-¿Cuál es la autocrítica?
-Nosotros hace tiempo debimos haber tomado medidas para eliminar o reducir el efecto del dinero en la política, en su financiamiento, en los incentivos para tomar decisiones…

-“No nos dimos cuenta, discúlpennos”…
-Lo dejamos pasar, pensamos que no era relevante y que los estándares en algunos casos eran tolerables por la gente y que eran asumibles y que eran correctos.

-¿Cuál es la palabra clave de la cuenta pública?
-Probidad, probidad y probidad.

-La responsabilidad es de las personas.
-Sí. Analicemos: la presidenta, pese a Caval, tiene una historia intachable de desapego al lujo, a la riqueza, ahí está su vida; nuestros jueces, en general, comparados con los de Latinoamérica, son confiables; lo mismo nuestros carabineros, las policías; y en la política yo lo veo igual. Esto no es qué porcentaje de parlamentarios sino quiénes son, qué hicieron y cómo van a asumir su responsabilidad. ¿Sabe lo que pasa? Es que esto no es una situación de Chile…

-No empecemos a compararnos con Argentina o Brasil.
-Con Europa.

-¿Es que por qué nos tenemos que comparar?
-Porque más allá del financiamiento, la frescura y el “caraderrajismo”, las instituciones en el siglo XXI, al menos en Occidente, están todas en una situación similar. En la gira a Italia…

-Pero pucha, Italia…
-En Italia cae el sistema completo, se acaban los partidos políticos. Hoy el presidente del Senado es como si fuera Sabas Chahuán, un ex juez anticorrupción de la zona sur antimafia. La presidenta de la Cámara de Diputados lleva apenas tres años en política, en una exfuncionaria de la ONU experta en inmigración. Un 20 a 25% de los diputados son antisistema. Y cúal es su análisis ahora: se acabó el financiamiento público, porque da para abusos, vamos al financiamiento privado de la política. Un tratamiento totalmente opuesto a un problema similar después de 15 años de crisis de la política institucional. En Francia, el escándalo era el viaje del primer ministro en un avión privado a una final de la Champions League con sus hijos.

-Ya, pero yo hablo de compra de parlamentarios, de corrupción, no de privilegios.
-Es que todo está en discusión.

-¿Podría entonces considerarse que hay un exceso de privilegios en el monto actual de la dieta parlamentaria? ¿Está de acuerdo en bajar la dieta?
-Si hay exclusividad, se justifica una dieta como esta. Yo creo que hay que dar señales de congelamiento de las más altas remuneraciones del Estado, pero dicho eso, es populista y es un riesgo reducir la dieta a niveles donde personas competitivas en el mercado no tengan incentivos para estar en el sistema público y muchos nos tengamos que ir al sistema privado, porque las condiciones de trabajo en el Estado son de este nivel y si yo aspiro a un nivel de vida razonable… En el caso mío y de varios, con el mismo esfuerzo ganaríamos más.

-Para usted hay algunos que hacen sacrificios al estar en el parlamento.
-Unos sí, otros están sobre pagados con lo que pudiesen obtener como remuneración de lo que valen en el cruel mercado.

-La primera defensa es que “las instituciones funcionan” y la segunda es que “aquí nadie se ha enriquecido, lo que ha ocurrido es que las campañas son tan caras”. ¿Hay enriquecimiento?
-Si alguien ha sido permanentemente funcionario público a tiempo completo no se explica que su patrimonio haya aumentado en varias veces. Quien llega con un departamento en Macul y que termina viviendo en Santa María de Manquehue…

-¿Hay parlamentarios en ejercicio que si uno mira sus declaraciones y lo que tienen ahora, han duplicado sus patrimonios?
-Sí.

-¿Este Congreso es legítimo?
-Sí. Claro.

-¿Por qué la gente tiene que confiar en la Cámara de Diputados?
-Porque es una sumatoria de las confianzas de cada uno de sus miembros, y si usted pregunta por la Cámara tiene los resultados que conocemos, de baja valoración…

-En Adimark están en 14% de aprobación y la baja ha sido sistemática, diría que el apoyo es inexistente.
-Califíquelo como quiera, pero si usted va con la misma encuesta sobre el parlamentario en particular, en muchos casos va a encontrar valoraciones muy positivas y reconocimiento. No me gusta hablar de mí, pero lo digo por experiencia propia. Es la suma de esas legitimidades. Con binominal o no, los que están ahí ganaron.

-Ya, pero ahora no se sabe cómo ganaron, con el dinero de quién, para quién legislan, en fin. Es innegable el manto de duda.
-Hemos visto en estos días dos casos de excarabineros vinculados a situaciones delictuales. La conclusión ciudadana no es que Carabineros son todos corruptos,

– Navarro fue removido de la vicepresidencia del Senado por publicar la lista de los senadores que recibieron aportes reservados y emplazarlos a aclarar si fueron las pesqueras que financiaron sus campañas. ¿Qué le parece?
-Y apareció su petición de financiamiento a empresarios de la zona… Una gran irresponsabilidad. Rodea a todos de un ámbito de culpabilidad. No corresponde que él haga esa interpretación de sus colegas. ¿Sabe lo que pasa? Los catones en la política…

-¿Qué son los catones?
-Velasco con el agüita clarita y luego financiamiento irregular: catón. Eso de rasgar vestiduras, de culpar a todos los demás con interpretaciones injustas, que no corresponden.

-Navarro pidió que transparentaran si sus aportes vinieron de Corpesca, no me parece tan grave.
-Es un contrasentido, cómo se va a transparentar, si no deberían saberlo. Hay algunos que saben, pero no deberían. Ese fue el sentido inicial de algo que ya no va existir más, que es el aporte de empresas a partidos y campañas. Se le dio la oportunidad a Navarro de matizar sus dichos y no quiso.

-Parece ser un momento poco adecuado para la censura de Navarro, ¿no?
-Es que en momentos de crisis como estos no va haber un momento adecuado. Esta es una señal que yo respaldo.

LA INDIGNACIÓN

-Hace unos días la comisión de Constitución de la Cámara de Diputados aprobó el financiamiento de partidos políticos por parte de empresas privadas, algo que va contra todo lo que han dicho la presidenta, el gobierno y la Comisión Engel.
-Eso fue un error, está resuelto. Fue iniciativa de algunos diputados, que yo no respaldo.

-Pero cuesta entender, de hecho Eduardo Engel, presidente de la Comisión de Transparencia, publicó el fin de semana una columna afirmando que los parlamentarios parecen no entender en qué situación estamos.
-Yo tampoco, la mayoría no entiende en la situación que está nuestro país y el parlamento. Pero no colabora que el presidente de la Comisión de Transparencia, desde donde emanaron leyes que nosotros estamos comenzando a tramitar, emita juicios, algunos inexactos o injustos y que se alejan de la realidad que yo conozco.

-¿Está en desacuerdo con la columna de Engel?
-Sí. Con el tono y con dos temas que no corresponden a la realidad, sobre los partidos políticos y su padrón y lo del senador Navarro.

-Eduardo Engel dice que, por lo que leyó en la prensa, habría presión de los partidos para que no se haga la reinscripción completa de todos los militantes sino apenas de un tercio de los empadronados. ¿Eso es falso?
-Qué sentido tiene que los militantes que votaron en las últimas elecciones se empadronen nuevamente. Hagámoslo con el porcentaje que tenemos dudas.

-¿Entonces es correcto lo que dice la columna de Engel?
– Viniendo de él es injusto.
-Pero usted me acaba de decir que no quiere reinscribir a todos los del partido.

-Es necesario solo en aquellos donde existe duda.
-Y sobre Navarro, Engel dice que si bien el senador fue poco prolijo, está bien la idea de fondo que es transparentar, y que la defensa en bloque que se hizo vuelve a poner un manto de duda sobre el Congreso.

-Sí, pero vuelvo al punto. La idea es que no existan catones como Velasco y Navarro, que se instalan como jueces de todo el resto desde una posición de pureza y de independencia que finalmente dura muy poco.
-Hace días también resucitaron el voto obligatorio.

-No estoy de acuerdo, porque votar ya es percibido como una libertad. Intentar resolver la falta de legitimidad o el divorcio de la gente con la política por la vía de la obligación no me parece y tampoco va a ser efectivo.

-¿Cómo votó usted la iniciativa para que los pensionados puedan hipotecar su casa?
-¡Ya, mire, aquí yo quiero ser radical! ¿Sabe lo que pasa? Es que esto es una utilización pequeña. Primero le explico: los proyectos de acuerdo no son proyectos de ley, sino que se traducen en una carta a la Presidencia de la República y no necesariamente van a ser leyes. Yo tengo una lista de unos cien y cada sesión vamos argumentando a favor o en contra, desde la vacuna del sarampión al monumento de Gladys Marín…

Y esto de las hipotecas para los jubilados es un proyecto de acuerdo.
-Un proyecto de acuerdo que abarca un montón de aspectos de las viviendas Serviu de los pensionados, donde la interpretación de un aspecto podría ser esa. Pero lo que sale en redes sociales es que esta es una ley que va a hipotecar para los bancos las viviendas sociales de los jubilados.

-¿Hay la intención de mal informar?
Lo mismo ocurre con otro proyecto de acuerdo, que es divorciar la dieta de los parlamentarios de la remuneración de los ministros, hoy unidas en la Constitución. Y pues bien, la actitud de Giorgio Jackson es inmediatamente mal informar a la ciudadanía respecto de que esto es una ley y que votamos en contra de reducir la dieta. Si a él le fue mal en Vértigo con Bonvallet, que intente engañar a la gente al no explicar que esto un proyecto de acuerdo, reduciendo el trabajo que todos hacemos y que le hemos dedicado muchos años, es otro ejemplo de la utilización, de la mala información interesada de lo que se hace en el parlamento. Valoro el trabajo de Camila Vallejo, Karol Cariola es un talento político, admiro a Gabriel Boric porque se sienta en el parlamento sin conversar con nadie. Pero no puede ser que un diputado, al que se le entrega un distrito sin competencia y hay presiones enormes para que se le entreguen cupos en educación, vote en contra de la idea de legislar la reforma laboral y además tenemos que negociar con jefes de división que son de Revolución Democrática. Esto es una herencia de la gestión de Peñailillo que me parece insostenible. Ese grupo tiene que tomar una decisión. Fui presidente de la FECH y no necesité desinformar de manera oportunista a la ciudadanía como hace Jackson.

-¿Giorgio Jackson hace un trabajo sucio?
-No le pongamos así. Desinforma.

-Usted está choreado por esta mala prensa en que al final a la gente le llega que ustedes son como el forro y son unos frescos, pero también hay excesos que lo tienen incómodo por parte de los parlamentarios, ¿o no?
-En momento de crisis como esta, la mayoría de los actores lo que dice es “ordenémonos, respetemos la institucionalidad, que la mesa nos conduzca”, pero hay otros que toman la actitud del sálvese quien pueda: “yo me salvo, soy acusador, soy catón, soy el único limpio, los condeno a todos”, y esa es una expresión de Navarro y Jackson. La peor es la de la UDI, particularmente la de Novoa, de decir “a ver, yo soy Jovino Novoa y mientras esto no se me solucione a mí, tensiono el sistema político y me da lo mismo: me enfermo, no declaro y mando a decir que aquí me salvo yo o mueren todos”. Esa es la peor de todas las actitudes. Esto es lo que tensiona, porque uno tiene la responsabilidad de representar a los 120.

-¿MEO es un catón también?
-MEO está en graves problemas. Tiene que dar explicaciones muy convincentes que no creo que sea fácil construirlas.

EL GOLPE DE INSUNZA

-¿Qué opina del caso del senador Orpis y su relación con Corpesca? ¿Estamos hablando derechamente de la compra de un parlamentario?
-El senador Orpis es el niño símbolo de la captura por parte de empresas privadas de un parlamentario. No es creíble que él plantee que no hay influencia, producto de todo este financiamiento, en sus decisiones respecto de la Ley de Pesca. Yo no le creo a Orpis. Creo incluso que otros senadores de la UDI no sabían que esto ocurría.

-¿Es legitima la Ley de Pesca?
-Tiene todas las condiciones para que sea revisada. A mi juicio hay que volver a votar los artículos controvertidos de la Ley de Pesca.

-¿Se puede?
-Habría que presentar un proyecto de ley que permita revisar esos artículos, lo que es perfectamente posible. Esa ley tiene vicios de legitimidad en su concepción.

-¿Esto podría suceder también con otras leyes?
-Para mí este es el único caso que requiere revisión.

-¿Debiera renunciar el senador Orpis?
-Además de asumir su responsabilidad individual, para mí tiene que anunciar dos cosas: que no va tomar responsabilidades políticas en la UDI y que no va a la reelección, que por lo demás es ahora, no es como Iván Moreira o Ena von Baer que hay que esperar siete años más.

-¿En qué minuto usted tomó esta opción de ser crítico?
-Es una responsabilidad enorme, por eso hay que unir voluntades con el Presidente del Senado y hablar en nombre del poder legislativo. Hay que ser claro con que las responsabilidades son individuales, pero hay que asumir un tema de fondo: quien está en política activa y tiene un cargo público tiene que renunciar a enriquecerse. No es posible que se puedan hacer grandes negocios, instalar sociedades, ganar mucha plata y pretender que eso no va afectar el libre juicio para representar a la gente. Esta es una tarea de dedicación exclusiva.

-Lo del ex ministro Insunza, que mientas era parlamentario hacía asesorías a empresa mineras, ¿es como mucho el carerrajismo, o no?
-Yo a Jorge Insunza lo conozco mucho, desde los 80 y jamás me hubiera imaginado. Me dio una profunda pena y luego profunda rabia. Uno gobierna con su generación. El que Jorge Insunza y Marcelo Díaz fueran ministro Segpres y vocero de Gobierno me hacía me sentir como en casa. La generación de los 80, que está en deuda, por fin asumía la conducción política del país sin problemas. Luego de que la G90, que fue la toma violenta del poder, faltando relato, capacidad política, redes y experiencia, fracasara estrepitosamente de la mano de Peñailillo, bueno, uno dice ¡llegó el momento! de lo que expresa Carolina Tohá, Ricardo Lagos Weber, Jorge Insunza y voy más allá, en el PS Manuel Monsalve, Juan Luis Castro, Osvaldo Andrade, De Urresti y en la DC, Espejo, Undurraga y Orrego… y yo jamás me habría imaginado. Y me llama la atención la autocrítica que hace en el momento Insunza, que dice: “No lo vi, no me pareció incompatible”. ¿En qué minuto no le pareció incompatible? Es un doble dolor, por lo inconveniente y por la oportunidad desechada.

LAS REFORMAS

-Mientras conversamos aquí, afuera del edificio hay decenas de profesores protestando y el paro continúa, ¿qué le parece?
-El gobierno ya decidió darse la última oportunidad de negociar con el Colegio de Profesores, si no el proyecto de ley del Estatuto Docente se va someter a votación igual.

-¿Le gusta la idea?
-Aquí hubo un problema de negociación por parte del equipo de educación de Eyzaguirre que pudo haber resuelto estos problemas antes, pero ya no fue. Además hay una división en el Colegio de Profesores por posiciones intransables y no hay nada que hacer con eso, porque están en campaña interna para las elecciones. Sumado eso a la situación económica actual, respaldo la medida.

-¿Qué opina de la llegada de Eyzaguirre al ministerio de la Segpres?
-Eyzaguirre tiene la confianza de la presidenta, la experiencia política y la formación académica para cumplir con éxito ese rol. Si es que él entiende, y ha dado señales positivas estos días, que este es un ministerio en el que hay que dialogar, flexibilizar posiciones, valorar el rol de los parlamentarios y esperamos esa actitud.

-O sea, su pasado lo condena…
-Es cierto. Como ministro de Hacienda no se caracterizó por desarrollar estas virtudes, pero él ha demostrado adaptación. Uno lo puede ver en la sede del partido, tocando guitarra Inti Illimani con los dirigentes gremiales y días después entrando al Foro Monetario Internacional. Y es el mismo. Él es un actor. Eyzaguirre tiene mucho de su madre Delfina Guzmán, en términos de adaptación al papel que le toca jugar en política.

-¿Cuánto va afectar la situación económica en seguir avanzando en las reformas?
-Estamos a tiempo de tomar las medidas para evitar una situación económica compleja. La inversión privada ha bajado, el Imacec que conocimos esta semana es un duro golpe y el ministro de Hacienda está trabajando en esto, pero desde la política hay que generar condiciones de estabilidad, disminuir al máximo la incertidumbre.

-La incertidumbre es un argumento recurrente de la derecha y los empresarios.
-Si los empresarios no invierten por extorsión política, o porque toman decisiones racionales desde el punto de vista económico, a mí me da lo mismo. No puedo actuar en ninguna de las dos y el resultado es el mismo: se reduce la inversión privada.

-¿Y qué pasa con el proceso constituyente?
-Transformaría las elecciones parlamentarias del 2017, que no son bajo el sistema binominal, en las de un Congreso con mandato constituyente. Es decir, que cuando los chilenos vayan a votar sepan que ese representante va a tener el respaldo para redactar una nueva Constitución para Chile.

-Eso excluye a la Asamblea Constituyente
-Sí.

-¿Y la participación ciudadana?
-Plebiscito para ratificar, es decir de salida, o para definir las bases de la Constitución, que es de entrada.

-Este pequeño veranito de San Juan, post Copa América…
-¿Por qué veranito? Esto va a ser un verano, de cuatro meses, lo que dura una estación.

-¿Se va a fortalecer ahora el liderazgo de la presidenta?
-El ánimo y la autoestima cambian cuando Claudio Bravo levanta la copa y la da la vuelta olímpica. La gente asume este triunfo como propio. Nosotros somos muy débiles en la construcción de esa identidad colectiva. Victorias como estas, sin precedentes, además un triunfo de manera dramática, evidentemente colaboran.

-Ya, pero yo estoy hablando del liderazgo de la presidenta Bachelet, que se ha visto en problemas en el último tiempo.
-Esto es como un pase gol.

-¿Va a meter el gol?
-Bueno, es un pase gol, vamos a ver.

-¿Pero qué cree usted?
-Ella tiene la experiencia de haber enfrentado desafíos similares. Ya lo hizo en su gobierno anterior, llegó a niveles muy bajos luego de los pingüinos y terminó casi con un 70% de aprobación.

-Cree que se puede revertir.
-Yo creo que la Copa América es un pase gol que vamos a hacer y vamos a celebrar.