bachelet

Con el fin de las vacaciones a la vuelta de la esquina (no así del calor) y el no tan esperado regreso a clases, la educación parece ser el foco en el que el gobierno centrará su agenda en este segundo tiempo, máxime cuando las encuestas avalan la materia. Ayer, al retornar del descanso en Caburgua, la Presidenta Michelle Bachelet tuvo su primera actividad oficial en un colegio de Melipilla y hoy hizo lo propio en Pudahuel donde se refirió a la campaña de textos escolares impulsada por el gobierno.

Este es un “tremendo esfuerzo para que cada alumno reciba sus libros nuevos, de calidad y de manera gratuita”, afirmó la Jefa de Estado.

Según explicó la Mandataria, la iniciativa implica la entrega de 17,5 millones de volúmenes repartidos en 11 mil establecimientos.

“Esto no es un regalo, tiene que ver con el espíritu de que la educación es un derecho”, remarcó Bachelet.

La Jefa de Estado aprovechó la ocasión además para recalcar otros avances en la materia, y de paso fustigar a quienes no creían en el proyecto.

“El cambio más significativo de este año fue el inicio de la gratuidad en la educación superior, que ha permitido que 160 mil alumnos y alumnas más vulnerables del país ya puedan acceder de manera gratuita a la universidad”, recordó antes de proferir un raspacacho al “conjunto de agoreros que pronosticaron que no íbamos a poder hacerlo (los cambios en educación) o que sería un gran retroceso y la verdad es que se equivocan”.

“Sea por la vía de que las familias van a poder tener educación de calidad gratuita en los colegios y las universidades o sea por estos fantásticos textos escolares, esto por nada es un retroceso y es un tremendo avance”, expresó.