GONZALO_ROJAS

El profesor de Derecho de la UC y pinochetista reconocido, Gonzalo Rojas, analizó el presente de la UDI y el difícil escenario que ha debido y debe enfrentar producto de los casos que han vinculado a militantes del gremialismo en los bullados casos de financiamiento trucho de la política.

En entrevista con La Segunda, el historiador reconoció que “en lo más mínimo” se esperaba la renuncia del ex senador a la UDI en medio de la revelación de los correos que mantuvo con el ex gerente general de SQM, Patricio Contesse, en torno a la tramitación de la ley de Royalty de 2010 para la reconstrucción de nuestro país tras el 27F.

“Mi percepción es que lo que Pablo quiere hacer es dar un remezón a la conciencia de la UDI. Él no solamente está tomando una decisión que lo deja en libertad para no afectar al partido, creo que también hay una dimensión ahi de ‘démosle este golpe desde el más antiguo hasta el más nuevo militante de la UDI a su conciencia’. Si Longueira tiene que irse de la UDI ¿no será que la UDI se ha ido de sí misma? Sí, la UDI se fue de sí misma hace mucho tiempo. Se vació”.

Por su parte, el columnista estima que el gremialismo sufre “una crisis de identidad de larga data que viene desde el lavinismo”.

En esa línea disparó que la caída de la UDI comenzó “desde el afán de Joaquín Lavín de hacer de la política una tarea de administración y no una tarea de principios. Joaquín, siendo una de las mejores personas que uno puede conocer, es de los políticos que mayor efecto ha causado disolviendo el modo en que la UDI se planteaba frente a la realidad. Eso nunca lo podría haber hecho con Jaime Guzmán vivo”.

Agregó que “he dicho muchas veces que la decadencia de la UDI comenzó en el momento en que Lavín fue considerado el hombre que tenía que llegar a La Moneda”.

Al ser consultado por el rol de Jovino Novoa y Pablo Longueira en la historia de la UDI, el pinochetista Gonzalo Rojas sostuvo que “no es justo quitarles el peso que tuvieron en la historia del proyecto de Jaime Guzmán. En esa dimensión historica jamás privaría ni a Pablo ni a Jovino de su calidad de baluarte. Pero si hoy la pregunta está dirigida al ‘intelectual público’ mi respuesta es no. Ya no son baluartes de la UDI, pero sí pueden seguir siendo los que han removido la conciencia de la UDI”.

Sobre el caso de Novoa, Rojas indicó que “es probable” que debió haber renunciado al partido, añadiendo que “es probable que esto también tenga que extenderse a la Fundación jaime Guzmán. La fundación necesita mostrarles a sus adherentes, a sus donantes, la mayor limpieza posible”.

A su vez, sostuvo que “si Jaime Guzmán estuviera vivo, yo no estaría contestando esta entrevista porque ni se habrían dado estos casos”.

El docente fue un poco más allá y juró que “si Jaime Guzmán hubiera estado vivo es muy probable que no nos hubiera aguantado casi nada de lo que nos ha ido pasando. Es muy probable que nunca Joaquín Lavín hubiese planteado su segunda candidatura presidencial fallida. Nunca habríamos tenido a algunos candidatos a diputados, a alcaldes, a concejales que no tenían nada que ver con el alma de la UDI”.

Precisó que por ejemplo no estarían “todos los parlamentarios que votaron por la píldora del día después, los que votaron a favor del AUC. Son cosas que Jaime no habría aceptado”.

Por todo lo antes expuesto, el historia confesó que siente “mucha pena por el proyecto de Jaime Guzmán. Ese proyecto va a resurgir en otro lado”.

Al ser abordado por si Jaime Guzmán le hubiera pedido lucas a SQM, Penta u otra empresa, Rojas dijo que “nunca le oí hablar de platas a Jaime y nunca me dijo ‘oye, tendrías que boletear’.