Pizarro

Ayer, los diputados del Partido Comunista (PC), Karol Cariola y Hugo Gutiérrez, junto a Lorena Pizarrro, presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), interpusieron una querella criminal en contra de Lucía Hiriat, esposa del fallecido dictador, Augusto Pinochet, y de quienes resulten responsables por los delitos malversación de caudales públicos, distracción indebida y fraude al fisco en el marco del Caso Cema Chile.

Cema, organismo de beneficencia sin fines de lucro, creado durante la dictadura y dirigido por Lucía Hiriart, está siendo investigado por el Ministro en visita, Guillermo de la Barra, por un posible delito de malversación luego de que se detectara la venta de bienes inmuebles de propiedad de la fundación a terceros en distintas localidades del país. De hecho, ayer el magistrado decretó el embargo preventivo de 41 propiedades de la fundación.

En total, Cema mantiene un patrimonio cercano a los 10 millones de dólares y 134 propiedades, según las cifras que maneja el Ministerio de Bienes Nacionales. Además, la semana pasada, el Consejo de Defensa del Estado reveló que en 1998 la institución entregó 50 mil dólares a Lucía Hiriart para cubrir los gastos asociados a la detención en Londres de Agusto Pinochet, sin que su directora, Julia Hormazábal, lograra acreditar la devolución de los dineros. Fue este antecedentes el que gatilló la querella de los parlamentarios.

Los diputados sostienen que el dinero otorgado por Cema a Hiriart para la defensa de Pinochet en Londrés “en ningún caso se condice con el objeto social declarado por la Fundación” y que los bienes inmuebles donados por el Estado “han servido para el beneficio particular de Lucía Hiriart y su entorno más cercano”.

La acción judicial menciona la venta de 17 inmuebles entre 1998 y 2000 como otra posible forma de extraer recursos de la cuestionada fundación para la defensa del exdictador. “Las actas del Directorio de CEMA Chile, dan cuenta que es la imputada Lucía Hiriart en su calidad de Presidenta Nacional que instruye la venta ‘al mejor precio posible’ de 17 inmuebles de propiedad de la Fundación, entre los años 1998 y 2000, coincidentemente la misma fecha de la detención en Londres de Augusto Pinochet Ugarte”.

Al respecto, la diputada y jefa de bancada del PC, Karol Cariola expresó que “el negocio lucrativo que llevó adelante Lucía Hiriart de Pinochet con recursos del Estado no pueden quedar en impunidad. Ya sabemos cómo Augusto Pinochet, a pesar de todas sus atrocidades, murió en impunidad. No podemos seguir permitiendo que, además, cuando existen ilícitos graves con recursos de todos los chilenos y chilenas, la señora Lucía Hiriart sencillamente no tenga ninguna consecuencia respecto de ellos”.

En esa línea, el diputado (PC) Hugo Gutiérrez expresó que la querella busca esclarecer el uso y destino de los dineros obtenidos por la venta de los inmuebles. “Los hechos dan cuenta de una serie de ilícitos y del uso y abuso de la fundación Cema para fines personales y familiares. Me sorprende que esta institución no se haya disuelto al inicio de la transición democrática, era -al igual que Colonia Dignidad-, un baluarte de negocios ilícitos. Además, el diputado hizo un llamado a que “las autoridades hagan todo lo necesario, dentro del Estado de derecho, para poner fin a la personalidad Jurídica de Cema”.

“La acción delincuencial de la familia Pinochet está absolutamente vinculada al terrorismo de Estado. No es un hecho distinto. Incluso estamos viendo si acá se configura el delito de asociación ilícita. Si así lo vemos, no cabe duda que avanzaremos en esa dirección. La derecha partícipe de la dictadura y especialmente la familia Pinochet, resultaron más ladrones que gato de campo. Son una tropa de delincuentes que debiesen estar en la cárcel hace bastante tiempo”, enfatizó Lorena Pizarro.

Universidad Bernardo O`Higgins

Uno de los antecedentes que constan en la querella es la relación que mantuvo Cema Chile con la Universidad Bernardo O`Higgins. En abril de 1994, ambas instituciones crearon la sociedad comercial UBOCEMA Ltda. El aporte de capital de CEMA Chile consistió en “el dominio del bien raíz ubicado en Avenida Viel cuatro mil cuatrocientos noventa y siete de la comuna de Santiago”. Las partes avaluaron dicho inmueble en 500 millones de pesos,. La propiedad, en 1980, había sido donada por el Estado a la fundación dirigida por Hiriart.

Según explica el documento, el 2002 se disolvió UBOCEMA y los derechos pasaron a la Universidad Bernardo O`Higgins. “La disolución de la sociedad comercial le reportó a CEMA Chile una ganancia total de $760 millones según consigna la cesión de derechos escriturada el 23 de agosto de 2002 y que establece el pago de $410 millones en efectivo a la Fundación CEMA Chile más $350 millones en cuotas anuales pagaderos a cuatro años, con un interés de 5% anual cuya última cuota venció el 31 de agosto de 2007”, se detalla.

Un caso similar habría ocurrido con la Universidad Mayor. “El inmueble ubicado en calle Portugal 351, donde se encuentra la Facultad de Arquitectura, Diseño y Construcción de la Universidad Mayor, también denominado “Campus el Claustro”. EL 27 de enero de 1978 la Fundación CEMA Chile adquirió de forma gratuita el informe, que ocupó hasta el año 1996, cuando la Fundación lo vendió a la Universidad Mayor en 99.919,56 UF ($1.248.321.000 de la época), “deshaciéndose una vez más de un bien fiscal adquirido a título gratuito en beneficio de la Fundación para el cumplimiento de sus fines”, argumenta el escrito.

Las jugosas ventas

Según el informe del Ministerio de Bienes Nacionales, entre los años 1989 a 2013 CEMA Chile vendió 89 de 218 inmuebles cedidos por el Estado de Chile para el cumplimiento de sus fines sociales. Las ventas significaron ingresos para Cema por un monto total de $6.312.380.412.

A su vez, el Consejo de Defensa del Estado señaló que “solo entre el año 2009 hasta el 2015, se vendieron 36 inmuebles por un monto total de $12.100.000.000”.

A raíz de las cuantiosas sumas de dinero obtenidas de la venta de los inmuebles, la acción judicial concluye que “existe una total y absoluta certeza que entre los años 1974 y 2015, Fundación CEMA Chile se comportó más como una empresa dedicada al rubro inmobiliario que como una Fundación dedicada a la acción social y de beneficencia, obteniendo innumerables inmuebles y vendiéndolos año tras año para obtener beneficios particulares y no destinarlos a los fines propios de la Fundación”.

Tras el escándalo, Lucía Hiriart, de 94 años, el pasado 9 de agosto renunció a la presidencia de FAS y el 13 de agosto dejó la presidencia de Cema Chile.