Dilma Rousseff EFE

A través de una declaración pública difundida por la Cancillería, se expresó que “el Gobierno de Chile, respetuoso de los asuntos internos de otros Estados y en relación a la reciente decisión adoptada por el Senado brasileño, reafirma su firme amistad entre ambos países y expresa la confianza en que Brasil resolverá sus propios desafíos a través de su institucionalidad democrática”.

Después de que se conociera que el parlamento destituyó a la sucesora de Lula, el Estado Chileno expresó su “aprecio y reconocimiento a la Presidenta Dilma Rousseff y consigna que nuestros países mantuvieron una relación intensa y productiva durante su mandato”.

Después de la histórica decisión, La Moneda agregó que  “en este contexto de mutuo respeto, amistad e integración que históricamente han caracterizado las relaciones entre ambos Estados, el Gobierno de Chile espera seguir construyendo, con el Gobierno y pueblo del Brasil, renovados caminos de convergencia y fortalecimiento de la relación bilateral”.

“No desistan de la lucha. Escuchen bien: piensan que nos vencieron pero están engañados. Sé que todos vamos a luchar. Habrá la más determinada, firme y enérgica oposición que un golpista puede sufrir”, fue una de las declaraciones que dijo la exmandataria del país carioca tras la destitución.

Prensa