punta peuco

Un elemento clave dentro del Código Penal podría dejar en libertad a José Fritz Esparza (84) y Risiere del Prado Altez España (88), dos ex miembros de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINA) que cumplen condena en el penal Punta Peuco por violaciones a los derechos humanos.

Según consigna el diario La Tercera, el ministro en visita Mario Carroza está esperando los resultados que entreguen unos informes del Servicio Médico Legal, para ver si se determina efectivamente que estos reclusos padecen de demencia.

En ese sentido, el 28 de noviembre, Carroza habría pensado en esta opción luego de constatar un informe de Gendarmería que daba cuenta de que dentro de los 116 presos, 8 se encuentran en malas condiciones de salud, 48 en una situación regular y 60 en buen estado.

De acuerdo al matutino, Carroza soltó que “con esta información pude detectar que ocho personas estaban en estado de bastante gravedad. (…) Me entrevisté con ellos, los vi dónde estaban. Seis están en una situación delicada de salud grave y hay dos más que están en precarias condiciones de tipo cognitivo”.

Precisó que “respecto de éstos, hay una normativa que se puede aplicar y les solicité un informe al SML para que me dijeran si estaban dentro de lo que uno considera loco o demente en la judicatura. Una vez que tenga esos informes tengo que resolver cuál será el destino de estas personas, si se mantienen ahí o se le aplica lo que señala la ley”.

Según el artículo 10 del Código Penal, están exentos de responsabilidad penal “el loco o demente, a no ser que haya obrado en un intervalo lúcido, y el que, por cualquier causa independiente de su voluntad, se halla privado totalmente de razón”.

“Si se define que son peligrosos deberían ir a una casa psiquiátrica, y si no lo son, serían entregados a sus familiares”, dijo el juez Carroza.

Vale decir que los otros reos no tendrían la misma suerte ya que sólo se podría producir su libertad bajo un indulto humanitario. Ayer la Presidenta Michelle Bachelet expuso que en algunos casos se pudo presumir estado de salud terminal, pero que las fichas clínicas y estudios determinaron lo contrario.