Horas después de que se viralizara un video que mostraba a un grupo de jóvenes rompiendo y dando vuelta un taxi en la avenida Vitacura, frente a la discoteque Las Urracas, como respuesta a la presunta agresión de un conductor contra una persona, se revelaron detalles del hecho. Según cuenta LUN, la fiscal Patricia Villablanca dijo en la audiencia de formalización que “el imputado ofreció sus servicios a un grupo de personas y estas personas le dijeron que no, lo que provocó que el taxista se ofuscara y agrediera a uno de los pasajeros causándole lesiones de carácter leve, consistentes en una herida contusa en el cuerpo cabelludo de 1,5 centímetros”.

Lo expuesto por la persecutora hace variar la historia, pues en un principio se denunciaba que todo partió por una típica disputa con un Uber.

Tras la pelea, tanto el conductor del taxi como un jóven de 20 años quedaron detenidos.

Otro antecedentes que trascendió en la audiencia es que el conductor portaba cocaína y una licencia de conducir vencida en 1991.

“Mantenía en sus vestimentas cuatro papelillos que arrojaron positivo por cocaína con un peso de 4,1 gramos”, dijo.

La abogada del taxista, Victoria González, justificó que “la cocaína era para consumo personal” y que los daños al vehículo ascienden a 8 millones de pesos.

Finalmente se decretó un plazo de 100 días para investigar el hecho, el taxista quedó con arraigo nacional y firma quincenal y el jóven con prohibición de acercarse al conductor.