Si bien se demoraron casi un día en reaccionar, acaso sopesando las consecuencias, la maquinaria de la derecha se desentendió completamente de la presidenta del PRI, Alejandra Bravo, luego de la polémica entrevista concedida a El Dínamo en donde cuestionaba la diversidad sexual.

“Alejandra y otros dirigentes del PRI, de hacer este tipo de expresiones, se tienen que hacer cargo y no nos pueden endosar esa responsabilidad a Chile Vamos, que es mucho más amplio que solamente el PRI”, dijo el secretario general de la UDI, Pablo Terrazas, quien de paso ninguneó a la colectividad al decir que “es un partido relativamente pequeño dentro de todo el mundo que hay en Chile Vamos”.

Desde Evolución Política (Evópoli), su presidente, Jorge Saint-Jean, indicó que “claramente en Evópoli nosotros no compartimos sus declaraciones. Respetamos la diversidad, valoramos la diversidad y creemos que es una riqueza para el país. Por lo tanto, profundamente no estamos de acuerdo con ellos”.

“En la próxima reunión de Chile Vamos creo que hay que conversar con ella con respecto a las últimas declaraciones que se han manifestado, que creemos que no representan el sentir de Chile Vamos”, recalcó.