En medio de los atochamientos que produjo el “Súper lunes”, la Presidenta Michelle Bachelet recibió un nuevo balde de agua fría proveniente de la encuesta Adimark dada a conocer hoy y que corresponde a febrero de este año.

Resulta que las críticas a la gestión de la Mandataria y el Gobierno por la emergencia de los incendios forestales, además del polémico nombramiento de la exministra del Trabajo, Javiera Blanco, como consejera del Consejo de Defensa del Estado (CDE), entre otras cosas, hicieron que el nivel de rechazo a la Jefa de Estado incrementara y sus porcentajes de aprobación cayeran.

De acuerdo al sondeo, “se deteriora en 4 puntos la aprobación a la gestión de la Presidenta Bachelet que ahora alcanza 23% (era 27% en el mes anterior)”, mientras que “la desaprobación se elevó significativamente desde 68% en enero hasta 74% en febrero”.

Por si esto fuera poco, todos sus atributos presidenciales bajaron considerablemente.

Por ejemplo, el elemento “cuenta con capacidad para solucionar problemas del país” pasó de 43% de aprobación a un 40% (-3). A su vez, “es respetada por los chilenos” bajó del 40% al 36% (-4). En tanto, “cuenta con capacidad para enfrentar situaciones de crisis” cambió de 43% a 36% (-7).

Respecto a la gestión del Gobierno, el rechazo aumentó un 2%, pasando de un 76% al 78%, mientras que su aprobación se ubicó en un 18%, es decir, 3 puntos menos que en el sondeo de enero.

Otro dato a considerar son los niveles de aprobación y rechazo que alcanza el ministro del Interior, Mario Fernández, quien se ubicó en el penúltimo lugar de los secretarios de Estado peor evaluados del gobierno de Bachelet.

Su actual 67% de rechazo supera ampliamente los peores meses de sus antecesores, Jorge Burgos (61% en mayo de 2016) y Rodrigo Peñailillo (54% en abril de 2015).

Del mismo modo, su actual 29% de aprobación no está ni cerca del 35% alcanzado por Burgos en mayo de 2016 o el 42% del “Peña” en sus meses más complejos.

Revisa la encuesta completa pinchando acá.