Hay que apuntar al crecimiento a todo evento, afirma en entrevista con La Segunda el exministro de Pinochet y presidente de Libertad y Desarrollo, Carlos Cáceres, quien cree que pese a la escasez de recursos que legará el gobierno de Bachelet la meta de Piñera de triplicar la expansión de la economía es posible.

Según opina hay que crear las condiciones necesarias para el impulso, como “que los individuos tomen las decisiones que corresponden, colocando los acentos fundamentales en productividad y competitividad”. En ese sentido, considera “que la carga tributaria ha quedado por encima de la normal de un país que tiene el ingreso per cápita de Chile”. Entonces plantea que “una medida específica sería reformar la reforma tributaria, pues su complejidad ha colocado una serie de barreras para motivar la inversión”.

Al respecto no duda en sostener que “hay que bajar el impuesto a las empresas. El impuesto del 27% es alto si se compara con países con el ingreso y el crecimiento de la economía chilena”.

Consultado si esto de rebajar la carga tributaria es una medida al estilo Donald Trump, contesta que no pretende compararse con él, pero que cree “francamente que como requerimiento de la economía chilena, cuando la tasa de inversión ha caído al 20% del PIB y estamos conscientes de que la tasa de inversión, para crecer al 6-7%, tiene que nuevamente subir al 27%, ¿qué nos queda por hacer? pagar un costo, y ese costo, entre comillas, es bajar los impuestos”.

Ante sus argumentos, se le pregunta que dicha medida es aun a costa de que el fisco no tenga ingresos, responde que la economía al reducir la carga impositiva genera incentivos, y “ese incentivo va a generar crecimiento y ese crecimiento significa a la vez mayor recaudación tributaria”.