Una mujer de 48 años se convirtió en la décima víctima de femicidio en Chile en lo que va de 2017, tras ser asesinada por su pareja de 55 años, quien después se quitó la vida ahorcándose.

El crimen ocurrió en la comuna de San Bernardo, al sur de la capital chilena, donde el hombre, identificado como Bernabé Daniel Tapia González golpeó a su pareja, Noemí Beroiza Anabalón, con un objeto contundente hasta causarle la muerte.

El sujeto, al percatarse que la mujer se encontraba sin vida, se suicidó ahorcándose junto a su víctima.

Los cuerpos fueron encontrados por el hijo de la pareja al regresar al domicilio.

Personal de la Policía de Investigaciones de Chile (PDI) llegó hasta el lugar del suceso para realizar los peritajes necesarios.

El matrimonio vivió hace algunos meses un proceso de separación, aunque la policía indaga los motivos exactos que originaron el hecho.

Bernabé Tapia no presentaba cargos judiciales pendientes, pero registraba antecedentes por los delitos de deserción (1981), adulteración (1997) y lesiones menos graves (2008).

El hecho se suma otro caso de femicidio ocurrido el pasado miércoles, en el que Amparo Lagos Martinez de 32 años murió acuchillada por su pareja, Raúl Mallea de 39 años, quien se ahorcó después, en el municipio santiaguino de Pudahuel, según informó hoy el Ministerio de la Mujer y Equidad de Género.

En un comunicado, la ministra Claudia Pascual lamentó y condenó que en dos días consecutivos hayan ocurrido dos femicidios consumados en la capital chilena.

“Sabemos que las mujeres demoran en promedio 7 años en denunciar la violencia, contra eso estamos actuando como Gobierno y Ministerio”, subrayó.

Pascual hizo un llamado a las mujeres violentadas a “acercarse a hacer las denuncias porque, a veces, no se tienen las suficientes redes, no confían en si mismas, pueden sentirse que se les va a poner en duda, o se puede temer a una represalia peor, por lo mismo, hay que albergar la confianza en hacer la denuncia”, manifestó.

El Gobierno de la Presidenta Bachelet se ha planteado el objetivo de ampliar la ley sobre violencia intrafamiliar con el fin de que abarque todas las formas de violencia contra las mujeres, en todos los espacios.

En noviembre de 2016, Bachelet firmó el proyecto de ley “sobre el derecho de las mujeres a vivir una vida libre de violencia” que contempla, entre otras medidas, la tipificación del feminicidio como delito.

Este nuevo proyecto amplía la consideración del delito de femicidio cuando se produzca en el seno de parejas que no están casadas o que no convivan.

A la fecha en Chile se han registrado un total de diez femicidios consumados, mientras otros 19 han sido frustrados.

Según estadísticas del Ministerio de la Mujer en 2016 se cometieron 34 femicidios, mientras en 2015 los casos sumaron 45; 40 en 2014, la misma cantidad en 2013; en 2012 los casos fueron 34, en 2013 llegaron a 40 y a 49 en 2010.