El cantante gringo, Barry Manilow, salió a explicar sus razones por las que se demoró tanto en salir del clóset.

En conversación con la revista People, el artista de los hits Copacabana y Mandy admitió que “creí que iba a decepcionar a mis fans si sabían que era gay”.

Añadió que se sorprendió enormemente al notar que pasó todo lo contrario: “Cuando supieron que Garry y yo estábamos juntos, estaban tan felices”.

Vale decir que el cantante de 73 años conoció en 1978 a Garry Kief, quien se transformó en su manager y en su esposo.

“Supe que esto era. Fui uno de los afortunados. Estaba bastante solo antes de esto”, recordó respecto a este amor que encontró, luego de un fallido matrimonio con Susan Deixler, su novia del colegio.