“Doctor: Necesito recuperar a mi señora. Me porté mal durante años: tomé como enfermo, la engañé y perdí mi trabajo”.

Así comienza el relato de un angustiado hombre que la cagó, y en sus intentos por recuperar a su ex, se llevó la sorpresa de su vida. “Estoy muerto”, admitió tras encontrarse con una escena en su ex departamento que jamás olvidará.

En la habitual sección de la Ventanita Sentimental del diario La Cuarta, el sujeto contó que “cuando ella me cortó volví a ser un hombre de bien. No tomé más, ascendí en la pega y ahora que quiero recuperarla está con otra persona”.

Añadió que “imagínese cómo me sentí, que se me ocurrió entrar con mi llave antigua al departamento de ella, que antes compartíamos. Compré un ramo de flores, me perfumé y cuando llegué al lugar, abrí la puerta con ansias de la reconquista…”

“Pero la imagen fue terrible: la vi besándose en pelotas y cochinamente con la compañera de pega que a mí me regaloneaba diciéndome en tiempos buenos el “marido ideal’’. Estoy muerto”, cerró.

Al respecto, el docto del diario pop contestó que es “fuerte lo suyo, como dice el copión del Rumpy cuando cuenta historias calcadas a las de acá. Pero capaz que la piscola de más y las salidas y entradas de pegas donde le pegaron la PLR le sirvieron a su ex para darse cuenta de que en vez de tener un marido que vale callampa, requería de una compañera que la respetara y la quisiera”.

A renglón seguido, manifestó que “en estos tiempos, la apertura sexual es una constante. Hay casos de matrimonios con hijos donde uno de los dos se les quemó el arroz cuando viejo. Pero se les respeta. Y acá usted murió en esta historia de amor”.

“Ahora le queda valorar la opción de su ex y agradezca que no alcanzó a tener familia, ya que podrá buscar nuevos horizontes. Dé vuelta la página y trate de no caer una vez más en los vicios como el maldito alcohol. Salud”, sentenció.