En medio de los fuertes cuestionamientos que ha recibido el Partido Socialista luego de que Ahora Noticias revelara que invirtió sus lucas en firmas investigadas como SQM o Pampa Calichera, una nueva revelación vuelve a azotar a la tienda que lidera el ex vocero de Bachelet, Álvaro Elizalde.

Según consigna Radio Bíobío, el PS habría zafado de pagar impuestos a raíz de las ganancias que obtuvo por las inversiones anteriormente mencionadas y que surgieron de los bienes que le fueron incautados a la colectividad durante la dictadura de Pinochet.

La razón se explicaría por un oficio del año 2005 que firmó el entonces director del Servicio de Impuestos Internos (SII), Juan Toro Rivera, y que excluye del cobro de primera categoría al PS, considerando que se trata de un partido político y no de una empresa con fines lucrativos.

De acuerdo a la información de Bíobío, “en el escrito se determinó que las ganancias por la venta de acciones, bonos, créditos, depósitos a plazo, letras hipotecarías, quedarán sin el pago de impuestos, descartando asimilar a un partido político con una empresa”.

Añade el escrito “que para calificar a una entidad de empresa se requiere de la formación de un todo constituido por el capital y el trabajo, encaminado a la realización de actividades mercantiles, industriales o de prestación de servicios con fines lucrativos, propósito este último que no concurre en el caso de aquellos entes cuyo objetivo principal por su naturaleza no es perseguir un fin lucrativo, y que las eventuales rentas obtenidas se invierten íntegramente en el financiamiento de la colectividad o asociación de que se trate”.

El medio citado expone que este oficio “se contrapone a la doctrina oficial del SII que dice que todos deben pagar impuestos. Incluso en otro oficio N° 840, fechado el 25 de abril del 2013, cuando el director era Alejandro Burr, se confirma que las Corporaciones no son empresas, pero las obliga a tributar”.