Hasta las oficinas del Servicio Electoral (Servel) arribó esta mañana el fundador del PRO, Marco Enríquez-Ominami, para inscribir su tercera candidatura presidencial después de las de 2009 y 2013.

ME-O llegó blindado por el presidente del PRO, Camilo Lagos, y un grupo de adherentes. “Soy candidato por tercera vez, libre y transparente como pocos”, remarcó el cineasta luego de la intervención de Lagos.

“Basta de silencio, reconozco que me equivoqué, guardé silencio demasiado tiempo y no le voy a echar la culpa a los consejos que me hayan dado. Yo soy responsable de ese silencio, se acabó el silencio”, dijo asimismo.

El ex diputado del PS aludió a los casos de financiamiento irregular en que se ha visto envuelto y exclamó: “después de 2 años no habrá ninguna prueba de las polémicas a las que me quieren involucrar (…) Ojalá seamos todos investigados, pero me parece propio afirmar que estoy acá para ser Presidente de Chile, no porque sea una obsesión personal”.

Como en otras oportunidades, Enríquez-Ominami sacó a colación a Piñera y profirió que “hay un Presidente de Chile que se enriqueció en Perú, mientras estábamos todos defendiendo la soberanía de Chile, de eso no se habla”.

Sacando a colación su evidente pelo blanco, ME-O habló la experiencia ganada, oportunidad que la que volvió a referirse al exgobernante. “Estas canas son hijas del martirio que significa ver el dolor de otros, son el producto de un esfuerzo de aprendizaje (…) Ojalá Piñera honrara sus canas, un hombre que insiste en negar la realidad. Él quiere ser presidente de Bancard y no de Chile”.