El caso de supuesto espionaje en las oficinas de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa) quedó en manos de los persecutores jefes de la fiscalía de Las Condes, según publica La Tercera.

El fiscal Regional Metropolitano Oriente, Manuel Guerra, habría designado a la fiscal jefe de Las Condes, Lorena Parra, y al fiscal Roberto Contreras, de la Unidad de Delitos Económicos de la Fiscalía de Las Condes.

Según la información proporcionada a través de un comunicado, la Fiscalía aseguró que indagará los delitos de infracción a la Ley de Delitos Informáticos, la Ley de Telecomunicaciones y el Artículo 161 del Código Penal, respecto de captación o intervención de comunicaciones privadas.