La Fiscalía Metropolitana Oriente pidió hoy al expresidente y precandidato presidencial Sebastián Piñera entregar antecedentes sobre el caso de espionaje a dos directivos de la empresarial Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa), tras afirmar este domingo en televisión que se trataría solo de un lío amoroso.

Piñera aseguró a Canal 13 tener la impresión de que dicha investigación daría “un vuelco total”, ya que no se debería a “espionaje político ni industrial”, sino a “una cosa mucho más doméstica, que tiene que ver con relaciones de pareja”.

Por ello, esta mañana el fiscal Manuel Guerra desmintió esta posibilidad que “no se vincula en nada con lo que la Fiscalía está investigando”, llamó a no especular con el tema e invitó al exmandatario a informar sobre su tesis al Ministerio Público.

La Sofofa, fundada en 1883, emprendió hace unos días acciones judiciales después de detectar que había sufrido una “vulneración de seguridad y privacidad”, tras hallar micrófonos y cámaras ocultas en la oficina de su presidente, Hermann von Mühlenbrock, y de su vicepresidente y directivo de la empresa Carozzi, José Juan Llugany.

Este descubrimiento ocurre después de una serie de hechos irregulares relacionados con información confidencial del organismo, que motivó a la dirección de la Sofofa a contratar los servicios de una empresa de investigación privada.

Aunque Piñera no reveló sus fuentes, puso en jaque con sus declaraciones a su abogado personal, Juan Domingo Acosta, que se desempeña como jurista en la Sofofa y fue quien presentó la denuncia por presunto espionaje.